Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

EL PRÓXIMO RIVAL DE ESPAÑA

La obra de Queiroz en Irán

El técnico mozambiqueño triunfa con la selección asiática 15 años después de su convulsa experiencia en el Madrid de Florentino

RAÚL PANIAGUA
18/06/2018

 

El increíble autogol del portero marroquí Aziz Bouhaddouz propició un subidón tremendo en el debut de Irán, la voluntariosa selección dirigida por Carlos Queiroz, que acabó manteado por sus jugadores al final del partido.

El conjunto asiático es el sorprendente líder del grupo y el próximo rival de España, que no puede tropezar este miércoles en Kazán. El extécnico del Madrid (Nampula, Mozambique, 65 años) es toda una institución en la república islámica, donde entrena desde el 2011, olvidando fracasos antiguos en destinos como el Madrid.

La mano de Jorge Mendes
Lejos queda ya la volcánica etapa en el equipo blanco. Florentino Pérez confió en él hace 15 años. El superagente Jorge Mendes convenció al mandatario blanco del valor de Queiroz, que era entonces ayudante de Alex Ferguson en el Manchester United.

Antes había dirigido a las selecciones de Sudáfrica (2000-02), Emiratos Árabes (1998-99) y Portugal (1991-93), además de clubs como el Sporting de Lisboa, el Nueva York Metro Stars y el Nagoya Grampus de Japón. Nunca tuvo miedo a probar experiencias el actual seleccionador de Irán, que se llevó un trompazo tremendo en el Bernabéu.

El refugio junto a Ferguson
Florentino fulminó a Vicente del Bosque en busca de un cambio de estilo pese a lograr tres títulos en su último curso. No empezó mal Queiroz, pero acabó de forma lamentable. Solo ganó la Supercopa de España. El Mónaco de Morientes eliminó al Madrid en cuartos de la Champions y el Zaragoza se llevó la Copa ante los blancos, que acabaron en la cuarta posición de la Liga con cinco derrotas consecutivas en el cierre, un récord histórico.

Quedó muy tocado el técnico, que buscó refugio de nuevo en el United (2004-08) junto a Ferguson antes de dirigir a la selección portuguesa (2008-10) y a Irán, donde es un hombre feliz. Con un trabajo excelente desde la base, impulsando el fútbol en las categorías inferiores, ha construido un bloque admirable. Fue campeón de Asia en la fase de clasificación y ya participó en el Mundial de Brasil, en el que cayó en la primera fase, como le pasó a los persas en sus sus tres anteriores participaciones (2006, 1998 y 1978).

Estratega y reflexivo, Queiroz preparó este lunes el partido a puerta cerrada en la ciudad deportiva del Lokomotiv de Moscú. "Ganar a Marruecos fue como ganar la final del Mundial. Ahora, el partido ante España es como el universo de las finales porque es el universo contra nosotros", exageró el preparador mozambiqueño, que se conformaría con un mínimo deseo: que los españoles abandonen Kazán "con mucho respeto" al fútbol iraní.

Preparación convulsa
La victoria ante Marruecos apaciguó los problemas de una selección que tuvo una preparación convulsa. Algunos rivales no quisieron jugar amistosos contra Irán, que también sufre el boicot de Nike y Donald Trump, presidente de EEUU. Los jugadores han tenido que comprarse sus botas de fútbol, pero se han hecho más fuertes.

Queiroz ha apartado los temas políticos. Solo quiere centrarse en el balón y el siguiente rival. "España es un equipo fantástico. No solo tienen jugadores magníficos sino que también traen brasileños para jugar con ellos, como Diego Costa. Tiene los mejores futbolistas y la mejor técnica, pero eso por sí solo no gana un partido. Nadie vence por reputación. Hay que jugar", avisa.

Océano, ayudante
A su lado se encuentra Océano da Cruz, jugador de la Real Sociedad entre 1991 y 1994. El antiguo mediocentro, que se enfrentó a Fernando Hierro en su etapa en España, está entusiasmado con avanzar a la siguiente fase. "Siempre hemos tenido confianza. Son muchos meses de trabajo para lograr ese objetivo. Si estamos líderes es por algo. La gente no se imagina cómo se vive el fútbol en Irán, cómo celebraron nuestra victoria 88 millones de personas".

Para ganar a España, el ayudante de Queiroz tiene solo una receta. "La clave está en no dejarles pensar". La presión asfixiante será la baza de una selección que también alucina con el despido de Lopetegui horas antes del inicio del torneo. "Es algo que nadie esperaba, pero España será siempre una selección muy fuerte. No le afectará", concluye Océano.

Las noticias más...