Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

más arrestos

Otro esquiador detenido por la trama de dopaje de Austria

Ya han ocho deportistas implicados (entre el esquí nórdico y el ciclismo) en la llamada Operación Sangría

EL PERIÓDICO
05/03/2019

 

Un esquiador de fondo austríaco ha sido detenido este martes en relación con la operación lanzada contra una red internacional que recurría a la técnica de dopaje sanguíneo, y en la que aparecen implicados ya 12 personas, entre ellas ocho deportistas. La Fiscalía de la ciudad austríaca de Innsbruck confirmó el arresto de un esquiador, que el diario 'Kronen Zeitung' identifica como Johannes Dürr, quien ya dio positivo por dopaje en los Juegos Olímpicos del 2014.

Este arresto está relacionado con la Operación Sangría, durante la que el pasado miércoles fueron detenidas nueve personas en Alemania y Austria, entre ellas cinco atletas que participaban en el Mundial de esquí nórdico, en la localidad austríaca de Seefeld. El mismo día fue detenido en Alemania un médico deportivo, vinculado en el pasado al ciclismo, del que se cree es el cabecilla de una organización internacional de dopaje.

SUSPENSIÓN A LOS DOS CICLISTAS

Además, dos ciclistas austríacos están siendo investigados, uno de ellos tras acudir voluntariamente ante las autoridades, por haber participado supuestamente en actividades de dopaje. Este martes, la Unión Ciclista Internacional (UCI) suspendió precisamente a los dos corredores involucrados: Georg Preidler y Stefan Denifl. 

En concreto, la técnica utilizada por todos habría sido la de dopaje sanguíneo, por la que los deportistas se extraen y congelan sangre, para volver a inyectársela justo antes de competir, elevando así sus capacidades cardiacas y respiratorias. Estos deportistas podrían ser acusados de fraude, un delito que podría acarrearles hasta tres años de cárcel.

Según la legislación austríaca, el dopaje sólo es delito si se le aplica a otra persona, algo que no sería el caso al tratarse de dopaje con la propia sangre.