Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Super Bowl LIII

Los Patriots agrandan su leyenda

Belichik y Brady logran su sexto trofeo Lombardi ante los Rams en un partido ánemico (13-3) y tremebundo hasta el último cuarto

Idoya Noain
04/02/2019

 

El relevo generacional en la Super Bowl tendrá que esperar. 17 años después de alzar juntos su primer trofeo Vince Lombardi, Bill Belichik y Tom Brady han agrandado este domingo en Atlanta la leyenda de los Patriots conquistando frente a los Rams su sexto título de la NFL en su novena aparición en una final. Lo han hecho en un partido tremebundo hasta el último cuarto, centrado en la defensa y con ineptos ataques, aburrido y sin alma hasta que la ofensiva de Nueva Inglaterra ha logrado despertar en el último tiempo. El marcador final, 13-3, es el más anémico en las 53 ediciones de la Super Bowl.

Los Patriots igualan el récord que tenían hasta ahora los Steelers. Belichick, de 66 años, y Brady, de 41, se convierten en el entrenador y el quarterback de más edad en conseguirlo. Y Sean McVay, el entrenador de los Rams que ha inyectado una revolución de juventud en la NFL y a los 33 años ya había hecho historia como el más joven en llegar a la Super Bowl, tendrá que seguir esperando a su coronación.

Partido decepcionante

Con el Lombardi asegurado no había espacio entre el cuadro y los fans de Nueva Inglaterra para nada más que la celebración. El resto de espectadores que han seguido la Super Bowl LIII en Atlanta o como millones más por televisión, no obstante, podrán olvidarla. En el año en que durante la temporada regular se han batido récords de anotación que han contribuido a resucitar las audiencias el partido estrella del año ha sido decepcionante, y eso que contaba con dos de los equipos que durante la temporada han brillado más en ataque.

No este domingo. En el primer cuarto no se ha anotado nada y para cuando se ha llegado al descanso el marcador estaba solo en 3-0. La prescindible actuación de Maroon 5 en el habitualmente sonado espectáculo de medio tiempo ha seguido la tónica del encuentro e incluso han parecido contagiarse los anuncios, tradicionalmente una explosión de creatividad y emoción.

Cuando ha acabado el tercer tiempo, con 3-3, se ha marcado otro hito: ha sido la primera vez en la historia que se llegaba a ese momento en una Super Bowl sin un solo touchdown. Los Rams se han visto reducidos a las patadas defensivas en sus ocho primeras posesiones.

Despertar a tiempo

Ha sido en el último cuarto cuando Brady ha encontrado un par de huecos defensivos para alcanzar a Rob Gronkowski y el rookie Sony Michel ha anotado el esquivo primer touchdown. Pero a lo largo del partido ha sido el otro jugador que suele recibir los pases de Brady, Julian Edelman, quien más ha brillado, un brillo que le ha valido ser reconocido como el jugador más valioso, el MVP.

Todo el mundo nos descartó desde el principio de temporada, a mitad de temporada, pero aquí seguimos, ha dicho exultante ya con el trofeo en su poder Belichick, reconociendo en unas declaraciones lo dulce del histórico triunfo.

Para la otra mitad del binomio ya mítico, Brady, al triunfo le ha seguido inmediatamente la pregunta de si cambia algo sobre sus planes de retirada. Pero el quarterback ha asegurado que no cambia nada. Y cuando luego le han preguntado cómo puede motivarse para seguir jugando y buscar la próxima ha dado la respuesta entre confeti y vítores. Mira esto, cómo no te va a motivar?

La séptima ya está en el punto de mira.