Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Sagan, la fiesta, Luis León Sánchez, la desgracia en el Tour de Francia

El campeón del mundo gana la segunda etapa y el ciclista murciano termina en el hospital tras una dura caída

Sergi López-Egea
08/07/2018

 

Solo pudo decir un expresivo "¡joder!" cuando un periodista le informó a Alejandro Valverde, en la meta de La Roche sur Yon (segunda etapa del Tour), que su amigo y paisano Luis León Sánchez se había caído y estaba en el hospital. Pero la cara de 'El Bala' era de consternación. "Caídas las hubo, las hay y las habrá siempre. Es la velocidad". No quería entrar en el debate de si ahora, con menos ciclistas por equipo, de nueve a ocho, el Tour es más seguro. Se caen igual y arriesgan como se ha hecho en las últimas décadas.

Valverde acababa de cruzar la meta en séptima posición. Era el único de los astros de la general que había superado el tapón que se formó tras otra brutal caída, la última del día, en la penúltima curva antes de meta. Un montón de bicis esparcidas por el asfalto; unos que vuelan, otros que se restriegan por el suelo. Es la dureza del Tour. Son los nervios a flor de piel, como no se expresan en otras carreras. Estas cosas no pasan ni en la Vuelta ni en el Giro, por mucho encanto que tengan ambas carreras. Aquí todos quieren estar delante y no caben. Es una cuestión de espacio.

En el llano se sufre más que en la montaña, porque allí más de un centenar de corredores va a lo suyo, a subir sin perder los estribos y a que le cuenten cómo ha sido la etapa, antes de verla repetida por los ordenadores tumbados en la cama del hotel. Aquí, en los llanos de la región atlántica de La Vendée se rueda rápido pero seguro si se va escapado, como hizo Sylvain Chavanel por espacio de más de cien kilómetros. Y aquí, ayer, hoy siempre desde que creció y se hizo ciclista, desde que el firmamento arcoíris se exhibe en su pecho, Peter Sagan demostró que es un astro en este tipo de etapas. Él nunca se cae y él siempre está dispuesto a lanzar la caña y pescar una victoria, recompensada con el jersey amarillo (este lunes en la contrarreloj por equipos cambiará el jersey de campeón del mundo por el de líder del Tour) con ese poderío que soló él tiene en las llegadas masivas.

El Tour de Sagan es para jornadas como la vivida este domingo. Él, de todas formas, obsequiará con alguna muestra de su repertorio en alguna etapa de montaña y luego esperará los Campos Elíseos, si es vestido de verde mucho mejor, antes de emprender nuevas aventuras ciclistas. ¿A ver si se adivina? Por ejemplo, apuntarse a la Vuelta para disputar la primera parte de la ronda española antes de partir a un Mundial que no se ajusta para nada a sus características.

Las lesiones de 'Luisle'
Luis León Sánchez, 'Luisle' para todos, se fue llorando del Tour. Porque en este deporte, a diferencia de otros, no se fingen ni las lágrimas ni las caídas. Si te vas de la 'grande boucle' es porque te has dado un castañazo sublime, porque te has roto el codo y cuatro costillas y porque, lesionado y dolorido, aún tratas de subir de nuevo a la bici. Resistir hasta que el alma dice basta.

Valverde, en meta, sintió como si fueras suyas las heridas, las de un amigo, el que no ha podido convencerlo de que deje su Murcia del corazón para trasladarse a Andorra, donde vive Luisle. Juntos se escaparon en la Vuelta a Murcia y el amigo ganó ante la mirada de 'El Bala'. Un Luisle (hermano de Pedro León, ex del Madrid y ahora en el Eibar) que ha ganado cuatro etapas del Tour, la París-Niza, la Clásica de San Sebastián y hasta acabó la ronda francesa del 2010 en el 'top ten' de la prueba. Un abandono... una lástima. Es el Tour para lo bueno y desgraciadamente para lo malo.

Las noticias más...