Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SEVILLA 3-2 BETIS

El Sevilla impone su dogma en el derbi

El equipo de Caparrós fue superior a un Betis sin mando en el juego que terminó volcado en el área rival

Alejandro García
13/04/2019

 

En la semana de pasión sevillana, el derbi de la ciudad se lo llevó con merecimiento un Sevilla superior, que consiguió discutir con argumentos la habitual posesión que amasa el Betis, vital para su juego. Banega y Vázquez, con el apoyo de Mesa, impusieron su ritmo en el partido desde el dominio en el centro del campo, un mandato con lagunas atrás que el Betis no supo aprovechar.

El Sevilla no perdonó en la primera buena combinación que generó en tres cuartos de campo, Munir remató en el área pequeña de forma inapelable, tras un centro magnífico de Sarabia y consiguió el primer tanto del Sevilla.

El peligro fue monopolio de un Sevilla superior que impuso su ritmo en el juego, sobre todo tras el descanso, con una presión que maniató a un Betis impotente en la salida desde atrás e inoperante en balones largos. Aún así, los errores defensivos le dieron oportunidades que despreció en las botas de un errático Jesé.

En un momento muy complicado, el Betis empató gracias a la primera y única aparición de Junior Firpo, un puñal infrautilizado que puso un centro que Lo Celso remató a las mallas de Vaclik. Fue un espejismo.

La reacción del Sevilla fue inmediata, con un contragolpe de manual, conducido magistralmente por Ben Yedder, que remató a gol Sarabia para devolver la delantera a un Sevilla superior que encontró su arma más letal.

El Betis se deshizo y el equipo de Caparrós disfrutó con espacios a la contra. Navas se desplegó y el Mudo Vázquez, solo y tranquilo, cazó un balón en las inmediaciones del área para decantar de manera definitiva el derbi con disparo maravilloso y ajustado al palo de Pau.

Entró Joaquín e impulsó una reacción visceral de su equipo, que removió el partido hasta conseguir una falta en la frontal que transformó magistralmente Tello. A un gol del empate, el equipo de Setién terminó volcado y expuesto, pero el Sevilla no aprovechó las contras y la emoción se mantuvo hasta el final. No llegó la ocasión y el derbi se lo llevó un Sevilla entregado a su dogma de fe, liderado por el convencimiento de Caparrós.

Las noticias más...