Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PARTIDO CALIENTE

Siete tarjetas rojas y partido suspendido, en el 'derbi de la paz' de Brasil

El encuentro, que enfrentaba al Vitoria y al Bahía, terminó con una batalla campal

EL PERIÓDICO
20/02/2018

 

Fue promocionado como el 'derbi de la paz'. Pero concluyó como el clásico más caliente de los últimos tiempos. El partido entre el Vitória y el Bahía de Brasil tuvo que terminar antes de tiempo por falta de jugadores en el terreno de juego, pues una delirante segunda parte dejó al equipo local con menos de siete jugadores en el campo y obligó al árbitro a suspender el partido.

Era un clásico, por lo que la tensión entre los jugadores se presuponía. Sin embargo, nadie hubiera imaginado lo sucedido. Ni el mejor guionista de cine. Pero acabó pasando y lo que en la primera parte había sido paz y respeto se convirtió en violencia, expulsiones e imágenes que avergüenzan a cualquier aficionado al fútbol.

De la provocación a las manos
Todo empezó pocos minutos después del descanso, cuando Vinicius (del Bahía) maró desde el punto de penalti y puso el empate a 1 en el marcador. Su gol no encendería los ánimos, su celebración sí. El brasileño decidió festejar el tanto cerca de la afición contraria. Se señaló el pecho e hizo un gesto que venía a decir "yo estoy aquí", algo que el portero local entendió como una provocación. El guardameta se abalanzó sobre Vinicius y la batalla campal se dio por iniciada.

A partir de ahí, el fútbol fue sustituido por patadas y golpes entre los jugadores. Mientras la afición se mantenía al margen, el árbitro intentaba devolver la paz al partido con tarjetas rojas. Expulsó a un total de 7 jugadores, 3 del Vitória y 4 del Bahía, y calmó los ánimos del estadio. Todo parecía haber vuelto a la calma. Pero no. A falta de 11 minutos para el final del partido, dos jugadores locales más vieron la roja, dejando al Vitória con solo 6 futbolistas sobre el terreno de juego. Esto, que pareció una decisión premeditada desde el banquillo local, obligó al colegiado a suspender el partido, pues el Vitória no llegaba al mínimo de 7 jugadores que estipula el reglamento.

Parecía una maniobra del entrenador local para poder reemprender el encuentro y tener opciones de ganarlo, pero la Federación Brasileña de Fútbol, con la normativa en mano, ha concedido la victoria al Bahía por 0-3.

Las noticias más...