+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

FÚTBOL. SEGUNDA DIVISIÓN B

Un tropiezo de lo más inesperado para el Extremadura

El conjunto azulgrana deja escapar dos puntos en casa víctima de su precipitación y falta de contundencia en ataque

 

Fran Cruz pugna con un rival en el partido de ayer. - ALBERTO LORITE

Rodrigo Morán
24/10/2020

1 - EXTREMADURA: Casto; Saúl, Fran Cruz, Dani Pérez (Owona, min.68), Jilmar, Toribio, Elías (Lele, min.54), Nico Hidalgo (Rubén Mesa, min.64), Pastrana (Sebas Corias, min.54), Kike Márquez (Sergio Gil, min.68), Nando Copete.

1 - VILLARRUBIA: Robles; Herrera, Martínez, Alex Jiménez, Seoane (Cabezuelo, min.89), Iván Bueno (Colinas, min.75), Arroyo, Grillo (Beltrán, min.46), Minaya (Hakim, min.46), Homet (Juan Arcas, min.65).

Goles: 0-1 Seoane, min.56; 1-1Rubén Mesa, min.70.
Árbitro: Quintero González (andaluz). Amarilla a Toribio, Sergio Gil; Robles y Herrera.
Incidencias: Partido disputado en el estadio Francisco de la Hera. Sin público.

Mal comienzo de temporada para el Extremadura que dejó volar dos puntos de oro en el Francisco de la Hera (1-1) ante un Villarrubia que se salvó por la campana y que vivió del desacierto de los azulgranas durante todo el encuentro. El primer envite de la campaña para los almendralejenses fue de esos en los que no te sale nada de cara. Falló un penalti, dos clamorosos remates en área pequeña y un sinfín de jugadas que se marcharon al limbo por desacierto en fase ofensiva. El Villarrubia, en su única aproximación clara, penalizó al Extremadura de penalti y Rubén Mesa salvó los muebles, aunque el empate deja un claro sabor a derrota para empezar esta liga tan corta.

Manuel salió conservador en su once inicial, al menos sin ver a los dos nueves juntos en el equipo ante un rival que iba a ser dominado en campo contrario. El Villarrubia, excesivamente descarado en la salida de balón, fue acribillado a ocasiones, pero salió vivo del tiroteo.

El primero en avisar fue Saúl, por parte del Extremadura, con un disparo alto. Poco después, penalti para los de Manuel. El Villarrubia se recrea saliendo desde atrás, su portero Robles recorta a Kike Márquez, pero el control se le va largo y Nando Copete le roba la cartera para sacar un penalti. Absurdo, pero penalti. Kike Márquez lo lanzó muy suave y Robles le adivinó por dos veces, en el disparo y el rechace. No fue para nada el mejor comienzo del diez del Extremadura, todavía carente de la chispa que le caracteriza.

Pese al error desde los once metros, el dominio del Extremadura era abrumador y parecía que el gol era sólo cuestión de tiempo. Dani Pérez tuvo una de las más claras del partido al rematar alto en el área pequeña un buen servicio de Kike Márquez desde el córner. También lo intentó Pastrana, sin suerte. Y Saúl pidió un penalti por un empujón claro dentro del área. Se vio en televisión como había falta clara sobre el defensor del Extremadura, no pitada esta vez por el árbitro.

Salió algo espeso el Extremadura en la segunda parte, con jugadores importantes que no aportaron el desequilibrio que les presupone, casos de Nico Hidalgo o Pastrana. Eso sí, Nico tuvo una ocasión que pudo cambiar el signo del partido, pero falló en el mano a mano ante Robles. En la jugada siguiente, jugada del Villarrubia y un disparo que se topa con la mano de Toribio. Penalti claro y gol de Seoane que ejecutó a la perfección la pena máxima.

A remar

El Extremadura, preso de la ansiedad de fallar a las primeras de cambio, entró en una constante de precipitación que le llevó a no armar bien los ataques. Eso sí, zarandeó tanto el árbol que era casi imposible que no acabara cayendo la manzana del empate.

Nando Copete, que no tuvo su día, remató fuera un gran centro de Kike Márquez dentro del área pequeña cuando todos cantaban gol. Poco después, Dani Pérez marcó a la salida de un córner, pero haciendo falta al defensor. Y, tanto era el acoso y derribo, que llegó el empate. Fue en un precioso centro de Jilmar que Rubén Mesa cabeceó a gol en un remate de puro nueve.

Quedaban veinte minutos por delante y pareció que el Extremadura podría arreglar el partido. Rubén Mesa tuvo en un remate de tijera al palo la mejor oportunidad para darle la victoria a su equipo, pero el encuentro lo fue apagando un Villarrubia muy bien ordenado defensivamente que acabó desquiciando a un Extremadura impreciso y precipitado que empieza con dudas en su primer encuentro.