Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Trump predice que la cumbre con Kim será "un gran éxito"

El líder estadounidense muestra su disposición a firmar un acuerdo de paz con Pionyang

EL PERIÓDICO
07/06/2018

 

No se han sentado todavía y Donald Trump ya está celebrando el resultado de la cumbre con el dictador norcoreano Kim Jong-un. A solo cinco días del insólito encuentro en Singapur, el presidente de Estados Unidos ha predicho que la reunión "será un gran éxito" y ha adelantado que, si todo va bien, invitará a Kim a visitarle en la Casa Blanca.

El optimismo derrochado por Trump contrasta con la opinión de la mayoría de expertos, que no esperan inicialmente mucho más que apretones de mano y sonrisas fotogénicas. En el mejor de los casos, podrían dar pie a que se abran canales de comunicación regular tras más de medio siglo de enfrentamiento y diálogo entrecortado a través de intermediarios. Pero el líder estadounidense no descarta grandes cosas.

Cerrar finalmente la guerra
Tras reunirse con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en la Casa Blanca, Trump ha asegurado que está dispuesto a firmar un acuerdo de paz para cerrar formalmente la guerra de Corea (1950-1953), aunque no procederá al restablecimiento de relaciones diplomáticas hasta que Pionyang se desnuclearice completamente, el objetivo que persiguen las negociaciones.

"La cumbre será solo el principio, lo verdaderamente difícil vendrá después", ha afirmado en el Rose Garden. Su Administración se ha comprometido también a mantener la política de "máxima presión" hasta que Corea del Norte renuncie a su programa nuclear. O lo que es lo mismo, a preservar las durísimas sanciones impuestas por los ensayos atómicos norcoreanos y su programa balístico. 

El sueño del Nobel
Trump ha dejado últimamente de utilizar la expresión porque considera que no es lo más apropiado ante el "diálogo amistoso" emprendido por los suyos con Pionyang. Ambiciona la foto y sueña con el Nobel, pero también dice estar dispuesto a levantarse de la mesa -como ya hizo al suspender inicialmente la reunión con aquella carta que le mandó a Kim- si su contraparte complica en exceso las cosas. No obstante, el optimismo es la nota dominante. "Tenemos una gran oportunidad para firmar un acuerdo fenomenal. Creo que Kim quiere hacer algo bueno para su pueblo, para él mismo y su familia".

Los recelos de Abe
Japón apoya la seducción diplomática de la Casa Blanca, pero como demuestra la visita de Abe a solo unos días de la cumbre, no las tiene todas consigo. Por un lado, teme que Washington acabe echándole por la borda con un acuerdo que elimine la amenaza para EEUU de los misiles intercontinentales norcoreanos pero permita a Pionyang mantener la capacidad para mantener a raya a sus vecinos. Por otro, le preocupa que opte por retirar a sus 20.000 soldados de Corea del Sur a cambio de un acuerdo de paz o reduzca significativamente su número, como alguna vez ha especulado Trump.

Como ha subrayado Abe, sin embargo, su preocupación más inminente pasa por lograr la liberación de los japoneses retenidos en Corea del Norte desde hace años. Abe quiere que forme parte del paquete de demandas de Trump. Ambos dirigentes mantienen  una relación personal excelente, como demuestra el hecho de que han hablado o se han visto en 30 ocasiones desde que el republicano llegó a la Casa Blanca. 

Las noticias más...