+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Suráfrica 2010.

La voz albinegra de Maradona en Argentina

El técnico ayudante Alejandro Mancuso jugó en la temporada 98-99 en el Badajoz.

 

JOSE LUIS VELAJOSE LUIS VELA 17/06/2010

La mano derecha del seleccionador argentino Diego Armando Maradona jugó en el Club Deportivo Badajoz. Alejandro Mancuso (Buenos Aires, 4 de septiembre de 1968), fue el fichaje estrella de Marcelo Tinelli en la temporada 98-99. Pero sólo jugó 12 partidos, con 890 minutos de juego, un gol y una expulsión, y se marchó por diferencias con el técnico vasco Blas Ziarreta que había sustituido a Toti Iglesias.

Cuatro años después de haber disputado un mundial de fútbol con la albiceleste, en Estados Unidos 94, Mancuso llegó al Badajoz, siendo este club el único en Europa que tuvo la fortuna de contar con un futbolista de su gran calidad. Mancuso jugó en Argentina en el Ferro, Vélez Sarsfield y Boca Juniors, en Brasil en el Palmeiras, Flamengo y Santa Cruz, después en Badajoz y acabó en el Bella Vista de Uruguay.

En la capital pacense compartió vestuario con sus compatriotas Bisconti, Ezequiel Castillo, Fernando y Patricio DIAmico, Magnín, Mauricio López, Romagnoli y Limia, tres brasileños, el paraguayo Carlos Torres y 19 españoles.

Alejandro Mancuso debutó en Las Gaunas el 29 de agosto de 1998 (Logroñés 1, Badajoz 0). El once pacense lo formaron Emilio; Pinto, Luis Fernando, Txutxi, Cubillas; Artero, Mancuso, Bisconti, Antonio Moreno; Carlos Torres y Mauricio López. Mancuso debutó en El Vivero ante la UE Lleida (1-2), siendo expulsado en el minuto 82 por doble amonestación. Volvió ante el Compostela (2-2), también jugó en el campo del Sevilla (0-0) y colaboró decisivamente en la primera victoria argentina del Badajoz ante el Ourense (2-0), con goles de Torres y Bisconti. Tras dos derrotas por 1-0 en Huelva y Leganés, y un 0-0 en el derbi frente al Mérida, Mancuso marcó su único gol como albinegro ante el Málaga (2-0). Pero Ziarreta empezó a suplirle por Ezequiel Castillo, en el descanso en casa ante Osasuna (0-1), fue suplente en Albacete (0-1), y jugó la primera parte frente al Toledo (0-1) en su último partido el 5 de diciembre del 98. Es la historia de un crack que quiere triunfar en los banquillos junto a uno de los mejores futbolistas de siempre.