+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

liga bbva

"Yo soy gilipollas y me va el baile"

El 'mister' azulgrana tiene ganas de darle la vuelta a la situación y darse un "fiestón"

 

Luis Enrique, durante la rueda de prensa previa al encuentro ante el Deportivo - EFE

EMILIO PÉREZ DE ROZAS / BARCELONA
19/04/2016

La cara de Joaquín Valdés, su psicólogo (“tranquilos, no os preocupéis el psicólogo que está en mi equipo es para mí”, explicóLuis Enrique en su presentación), era todo un poema, sentado al fondo de la sala de prensa de la Joan Gamper. Cierto, la profesión va por dentro, pero Valdés (“si el equipo lo necesitara, es el mejor del mundo, incluso puedo prestárselo a algún periodista”, añadió ‘Lucho’ aquel día) no ha estado demasiado cómodo en la conferencia de prensa de la Ciudad Deportivo Joan Gamper.

TENSIÓN Y MALA IMAGEN
Y es que, quiera o no reconocerlo, no Valdés, no, sino el propio Luis Enrique, el ‘mister’ asturiano está perdiendo la batalla de la imagen, de la comunicación, de la palabra. Cierto, le importa un pimiento. Él diría un bledo. Nada. Pero estamos en el Barça y él, entrenador del conjunto azulgrana, es el máximo representante de la entidad ante los medios, casi el único. Puede que al ‘mes que un club’ le importe poco, o nada, la imagen que sigue transmitiendo su técnico, pero deberían de preocuparse, y mucho, por el eco que todo ello genera.

CERO DISCULPAS
La representante de la cadena COPE le ha ofrecido a Luis Enriquela posibilidad de disculparse por el trato que le dio al periodistaVíctor Malo, del diario ‘Gol’, a quien no quiso responder la pregunta de si el equipo estaba bien físicamente. Recuerden, ‘Lucho’ le contestó con un “¿cuál es su apellido? (Malo)  Siguiente pregunta”. Y el ‘mister’ asturiano, no solo ha declinado hoy la invitación (el Barça sí se ha disculpado ante Malo), sino que ha asegurado no tener de qué disculparse. “No le he faltado al respeto a nadie, así que no tengo que disculparme con nadie. Aquí hay muchos que le faltan al respeto a los profesionales y nunca he pedido que se disculpen. Si no les gusta mi estilo, ya saben, me importa……un bledo”. Sí, ha estado a punto de decir algo más fuerte, pero se ha frenado y, tras unos segundos de suspense, ha añadido “bledo”.

Luis Enrique estuvo, como casi siempre, como es habitual en él, como se supone le aconseja ‘su’ psicólogo de cabecera, tenso, duro, respondón, retador y cortante ante cualquier pregunta. Eso sí, reconoció, por fin, que la situación es delicada y que la única manera de salir de ella es “trabajando aún más, ser mejor que el rival en el campo, cometer menos errores y ofrecer nuestra mejor versión, tanto individual como colectivamente”.

EL FÚTBOL ES ‘ASIN’
‘Lucho’ ha tenido hoy su versión más cachonda, tal vez como única salida a la presión que debe soportar en estos momentos, pese a reconocer que es cuando más disfruta, en momentos de máxima tensión. “Todo lo que nos está pasando se resume en una frase, que tal vez conozcáis, y es ‘el fútbol es así’, aunque los hay que dicen ‘asin’. Si no fuese ‘asin’ sería muy aburrido, pues siempre ganarían los que tienen mejores jugadores. Sería tan aburrido como bailar con tu hermana”.

CONVENCIDO DE GANAR LA LIGA
Luis Enrique aseguró que estos días se lo está pasando en grande. No lo dijo así, desde luego, pero casi. “Debe ser cosa de mis genes gijoneses, de mi ADN o de que soy gilipollas y me gustan estos momentos difíciles, me gusta el ‘baile’ y ya tengo ganas de que llegue el partido de mañana, ganar y empezar a darle la vuelta a esta situación para darle una alegría a los que sufren con nosotros y vivir un gran fiestón. De lo contrario, felicitaremos al campeón. Es así como vivo la vida y el deporte”.

Ni que decir tiene que Luis Enrique está convencido de que ganarán la Liga. “Por supuesto, de lo contrario no estaría sentado aquí”.