+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

la formación naranja tiene la llave del gobierno en la ciudad

Ciudadanos se dejar querer

Cabezas se muestra confiado en lograr el respaldo necesario para convertirse en alcalde de Badajoz. Gragera afirma que apoyará al partido que asuma su proyecto y que está abierto a «todas las opciones»

 

Ciudadanos se dejar querer -

El grupo político que quiera sumarse a nuestro proyecto de ciudad tendrá el apoyo de Ciudadanos». Es lo que repitió una y otra vez ayer el candidato de Cs a la alcaldía de Badajoz, Ignacio Gragera, al ser preguntado sobre si su partido apoyará al PP o al PSOE para gobernar la ciudad. Ciudadanos se deja querer, tras los resultados del 26M, con cuatro concejales y 9.000 votos, tiene la llave de la gobernabilidad y, de momento, deja la puerta abierta «a todas las opciones». «Hablaremos con todos porque la política local no tiene que ser de izquierdas o de derechas sino de gestión», defendió Gragera.

Al PSOE, ganador de las elecciones con 11 concejales, solo le haría falta el respaldo de la formación naranja para hacerse con el mando del ayuntamiento (14 es la mayoría absoluta). Su candidato, Ricardo Cabezas, se mostró convencido ayer de que puede lograr este apoyo y también el del resto de las fuerzas políticas con representación municipal, a excepción del PP y Vox (con esta última formación ni se plantea conversaciones).

El PP, con 9 concejales, además del apoyo de Cs necesitaría el de Vox o de Badajoz Adelante para gobernar. Alejandro Vélez, candidato de Vox, dejó claro ayer que no apoyará un gobierno de izquierdas –lo que cuestionó que no vaya a hacer Cs–, pero aseguró que tampoco entregará «un cheque en blanco» a los populares, según recoge Efe. Badajoz Adelante, con un concejal, ya anunció durante la campaña y reiteró la noche electoral que no apoyará al PP. Cs se desmarcó de los pactos que puedan alcanzar los populares y Vox, «porque no nos corresponde a nosotros», esgrimió.

La decisión sobre los acuerdos de gobernabilidad se tomará «en Badajoz», según aseguró Gragera, quien no obstante señaló que se tendrán en cuenta las «sensibilidades» de los compañeros de Mérida y Madrid, «porque somos un partido de implantación nacional», arguyó. Con la última palabra en sus manos, Cs no se pone fecha para alcanzar un acuerdo con unos u otros, aunque sabe que el tiempo apremia (el 15 de junio es el pleno de investidura) y que las conversaciones no se pueden dilatar en el tiempo. El candidato de Cs no avanzó si lo que harán será abstenerse, apoyar un pacto de investidura o exigir formar parte del equipo de gobierno. «No hemos hablado de peticiones concretas», dijo el candidato de Cs, que tampoco descartó tajantemente la posibilidad de postularse él mismo como alcalde.

Aunque Gragera insistió en que no hay nada decidido aún, como ya hizo el día antes el líder de Cs en Extremadura, Cayetano Polo, lanzó un aviso a navegantes y aseguró que no están dispuestos a que se repita la situación vivida esta legislatura con el pacto de investidura firmado con el PP. «Obviamente no estamos conformes con como se ha desarrollado el pacto en estos cuatros años», reconoció, a pesar de ello dijo no tener «líneas rojas», sino que es el proyecto de Ciudadanos «el que manda», con puntos clave como el avance en la administración electrónica, la mejora de la gestión de los barrios, la apuesta por el turismo, la empresa o la puesta a punto de calles y barrios.

Si en Ciudadanos saben que tienen la sartén por el mango, tampoco le falta confianza al candidato socialista. Cabezas ve muy factible que Cs le respalde y recuperar la alcaldía de Badajoz para el PSOE. «La ciudadanía se ha pronunciado de manera contundente, quiere cambio y regeneración democrática en el ayuntamiento, porque son 24 años de gobierno del PP, 24 años de un régimen con mayúsculas y ese régimen se ha desmoronado. Entendemos que el Partido Socialista está en las perfectas condiciones para gobernar los próximos cuatro años con diálogo, consenso y pactos». También el líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, consideró que su partido tiene «posibilidades» de gobernar en Badajoz, Cáceres y Almendralejo, donde ha sido la fuerza política más votada, pues, a su juicio, un gobierno de PP, Cs y Vox «sería forzar las cosas».

Cabezas adelantó que ya ha emplazado a Gragera a hablar «en unos días» y se mostró optimista sobre un posible acuerdo, pues, según dijo, los compromisos electorales de todas las fuerzas políticas que han concurrido a las elecciones eran coincidentes «en un 90% porque la ciudad está como está, sin mantener y descuidada». Con la diferencia de que el PSOE «no es un programa electoral, sino de gobierno, por lo que todo lo que piden los demás nosotros también lo llevamos, pero cuantificado hasta el último céntimo y ese es el gran avance que vamos a tener encima de la mesa», defendió. Mañana se reúne la comisión regional ejecutiva del PSOE, que autorizará el inicio de conversaciones con otras fuerzas.

Por su parte, fuentes del PP, remitieron a las declaraciones de su candidato, Francisco Javier Fragoso, la noche electoral, cuando hizo un llamamiento a los partidos de centro-derecha para aunar esfuerzos y responder así a lo que, a su juicio, han demandado los ciudadanos a través de las urnas el 26-M.