Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

26M // Elecciones autonómicas, municipales y europeas

Triunfo del PSOE en Extremadura: logra alcanzar la mayoría absoluta

El PP pierde 8 escaños arrebatados sobre todo por Cs, que pasa a ser tercera fuerza con 7 diputados. Unidas por Extremadura baja y pierde 2 asientos. Vox, el partido de ultraderecha, se queda fuera

 

La noche de las mayorías absolutas, un concepto que parecía pertenecer a otra época pero que ayer en Extremadura cobró rabiosa actualidad. El PSOE triunfó en la elecciones autonómicas con el 46,7% de los votos (263.910 papeletas) y Guillermo Fernández Vara volverá a ser presidente de la comunidad sin necesidad de hablar de pactos con ningún otro partido. Son hasta 5 puntos más de los que obtuvo en los comicios de hace cuatro años. Traducido significa 34 de los 65 escaños. Este éxito socialista fue gracias, en parte, a que Vox, el partido de ultraderecha, no logró llegar al 5% de los sufragios necesarios para entrar en el arco parlamentario (aunque hubo momentos en que parecía que sí), de manera que el PSOE recogió esos sobrantes. Eran los cálculos que tenían en la cabeza y se han cumplido.

El PP sufrió una importante caída perdiendo 8 escaños y 81.445 votos (se quedó en el 27,3%, estaba en el 37%), aunque la bajada fue más moderada que la experimentada por su partido a nivel nacional en las elecciones generales, cuando vivió una auténtica debacle. Los populares extremeños, con José Antonio Monago al frente, lograron mejorar los resultados obtenidos por su jefe nacional Pablo Casado y distanciarse así de Ciudadanos.

El partido naranja, por su parte, subió en 6 escaños duplicando su número de votos (pasando de los 27.833 a los 60.123 sufragios, el 11,2%). La formación liderada por Cayetano Polo logró convertirse en tercera fuerza pero lejos de las expectativas que habían creado durante la campaña electoral.

Y Unidas por Extremadura (la coalición formada por Podemos, IU, Extremeños y Equo), con Irene de Miguel de número uno, quedó en cuarta y última posición perdiendo dos asientos y 10.708 votos. No alcanzaron su objetivo: mantener al menos sus escaños con la unión de los partidos de izquierda.

EL REPARTO / Así, los 65 diputados de la Asamblea de Extremadura (36 por la provincia de Badajoz y 29 por la de Cáceres) quedan repartidos así: PSOE 34 (tenía 30, la mayoría absoluta está en 33), PP 20 (contaba con 28), Ciudadanos 7 (ocupaba solo 1) y Unidas por Extremadura 4 (tenía 6).

Parecía que iban a ser cinco formaciones las que ocuparan espacio en el arco parlamentario, pero al final el candidato de Vox, Juan Antonio Morales, no obtuvo ni un solo escaño a nivel regional. Así, serán cuatro fuerzas, al igual que en la pasada legislatura, las que se sienten en la Asamblea.

Guillermo Fernández Vara se convirtió en el triunfador absoluto de la noche del 26-M obteniendo una mayoría absoluta que ya logró en 2007; entonces llegó a los 38 escaños pero cuando aún reinaba el bipartidismo (solo estaba el PP en la oposición). Ahora ha conseguido esta victoria con hasta cuatro partidos en liza. La división de la derecha y la ola Pedro Sánchez han jugado a su favor. Afronta así su tercera legislatura y la segunda consecutiva.

POR PROVINCIAS / En cuanto a los resultados por provincias, los socialistas se impusieron en ambas (en las elecciones de 2015 el PP ganó en la de Cáceres), pero fue aún más destacada la victoria en la de Badajoz, llegando hasta el 48,3% de los votos (casi uno de cada dos electores cogieron la papeleta del PSOE). Significa igualmente que mantendrán ambas diputaciones provinciales.

En cuanto al reparto de escaños, se configura así: por la provincia de Badajoz, PSOE 20 (tenía 18), PP 10 (tenía 15), Cs 4 (no tenía ninguno) y Unidas por Extremadura 2 (tenía 3); por la provincia de Cáceres, PSOE 15 (tenía 12), PP 9 (tenía 13), Cs 3 (tenía 1) y Unidas por Extremadura 2 (tenía 3).

MÁS QUE CELEBRAR / Pero el éxito de los socialistas no quedó ahí. El partido fue el más votado en Mérida, donde también logró la mayoría absoluta, en Badajoz y en Cáceres. Hacía más de dos décadas que no ocurría esto; en ambas capitales de provincia superaron a las demás formaciones en número de concejales pero en ambas, igualmente, podría haber un gobierno de derechas formado por el bloque PP-Cs-Vox.

De las grandes localidades extremeñas, el PP solo obtuvo la victoria en Plasencia, donde se amplió la mayoría absoluta, y en Coria, con resultado similar.

Por su parte, el PSOE obtuvo el mayor porcentaje de votos en municipios como Trujillo, Miajadas, Villanueva de la Serena, Don Benito, Castuera (en estas tres últimas también con mayoría absolita), Montijo, Olivenza, Almendralejo, Villafranca de los Barros (donde, eso sí, perdió la mayoría absoluta), Zafra y Jerez de los Caballeros.

Como curiosidad, también se impuso en Guadiana del Caudillo, cuyo exalcalde se postulaba de número dos por Badajoz con Vox a la Asamblea.

En general, los socialistas ganaron en 217 ayuntamientos, los populares en 105, el partido naranja en 2 y la formación morada solo en 1.

Casi desde el principio, con poco porcentaje escrutado, el PSOE ya despuntaba con mayoría absoluta. Un resultado que prácticamente se mantuvo durante toda la noche electoral. Solo hay una opción de Gobierno.

Guillermo Fernández Vara cumplió su objetivo: una última victoria por todo lo alto.

Las noticias más...