Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ELECCIONES AUTONÓMICAS

Unidas por Extremadura propone crear una empresa pública de energía para abaratar la factura de la luz

EUROPA PRESS
17/05/2019

 

Unidas por Extremadura propone la creación de una empresa pública de energía que permita a los ciudadanos participar en el reparto de beneficios de la producción y distribución energética, así como también a las empresas de la comunidad que verían reducida su factura energética como medida para mejorar su competitividad.

Esta es una de las 700 medidas que recoge el programa electoral de la coalición formada por Podemos, IU, Equo y Extremeños, que ha sido presentado este viernes en Mérida por la candidata a la Junta, Irene de Miguel, y el número 2 por Badajoz y coordinador regional de IU, Joaquín Macías.

Este "programa de gobierno" se divide en cinco bloques: Una Extremadura de futuro, Nuevo modelo productivo con empleos de calidad, Una Extremadura que cuida con servicios públicos de calidad, Una Extremadura más democrática y con más derechos, Una Extremadura sostenible y vertebrada y Una Extremadura feminista.

Un programa que tiene como objetivo que Extremadura pueda "salir del bache" y encarar su propio futuro, y que asimismo pretende poner la política al servicio del ciudadano, para combatir el principal reto de la región: el desempleo, y con ello a la despoblación.

"Se ha demostrado que las mismas recetas nos llevan a los mismos resultados y que tenemos que aplicar medidas valientes, transformadoras y que pongan a las personas en el centro", ha señalado Irene de Miguel, quien ha añadido que desde la coalición se niegan a "normalizar la precariedad y la temporalidad como señas de identidad" del mercado laboral de la comunidad.

Según ha señalado, rechaza el "modelo de expolio y saqueo" de los recursos de la comunidad que "expulsa sobre todo a los más jóvenes". "Extremadura no es una colonia", ha afirmado, sino que es una tierra "rica y próspera" que "se merece escribir su propia historia".

Con este fin, la coalición presenta medidas como la creación de una empresa pública de energía, con la que "liderar la transición energética", dotado con un plan de generación distribuida y de autoconsumo, que permita a los extremeños "participar de los beneficios" del nuevo modelo energético.

En concreto, asegura que esta empresa tiene entre sus razones el "abaratamiento de la factura de la luz" de familias, pymes y autónomos, así como de las empresas que se quieran instalar en Extremadura. "Este es el verdadero aliciente para la industria, no tener unos sueldos bajos, precarios y temporales", en referencia a la "competitividad salarial" que propugnan otros partidos o a quienes proponen una reducción de la desprotección ambiental.

"Lo que tenemos que hacer es aprovecharnos de nuestro sol, nuestra agua, y que somos grandes productores de energía para abaratar la luz y, con eso sí, crear incentivos a la industria", ha dicho la candidata de la coalición de izquierdas.

Así, también se concreta un Plan de autoconsumo energético que contemple instalaciones de conexión a la red para autoconsumo energético de vivienda de 3.000 watios de captación para 10.000 instalaciones anuales.

Banco público

En esta misma línea, y como ya avanzara la formación la semana pasada, el programa también recoge la intención de recuperar para la gestión pública las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones vayan caducando, al igual que contempla la creación de una banca pública.

En este caso, el banco público extremeño, que se crearía a través de la aprobación de una ley, tendría como objetivo fundamental atender a los sectores productivos estratégicos de la comunidad, impulsar el cooperativismo o apoyar a las pymes y autónomos, además de financiar los proyectos institucionales que garanticen el empleo y los recursos locales. Para su puesta en marcha, utilizaría el patrimonio del Fondo Extremadura Avante y del Fondo de cartera Jeremie Extremadura 2.

Otro de los compromisos de Unidas por Extremadura para la próxima legislatura pasa por la incorporación de 3.000 nuevas viviendas al parque público de alquiler, así como el desarrollo, junto a los ayuntamientos, de un fondo de viviendas de alquiler para el medio rural.

En este sector, también se contempla la puesta en marcha de un plan de ayudas a la rehabilitación de viviendas privadas con un objetivo del 2-3% anual hasta el 2050, enmarcado en la Hoja de ruta de la UE para una Europa eficiente en el uso de los recurso, y con un horizonte de rehabilitación total del parque de viviendas en 30 años. Una medida, ha destacado De Miguel, con el que se pretende dinamizar el sector de la construcción.

Nuevo modelo productivo

Unidas por Extremadura propugna un nuevo modelo productivo que genere empleos de calidad y que sea más justo repartiendo la riqueza de manera más equitativa, y que permitiría crear 25.000 puestos de trabajo en los próximos años.

Unos empleos ligados a la transición energética, el impulso de la rehabilitación de viviendas, la "economía de los cuidados" y el refuerzo del sistema de la dependencia, un turismo sostenible, el impulso en I+D+i, la economía digital y un plan de desarrollo industrial centrado en actividades de alto valor añadido y en la sostenibilidad ecológica.

Entre las medidas de fomento del empleo, además de solicitar al Gobierno un plan de empleo especial para Extremadura, apuesta por un Plan de Empleo Público Municipal Plurianual dotado con 250 millones de euros que permita crear 15.000 empleos en el que se incluyan todos los aspectos de este nuevo modelo productivo que persigue la coalición.

Suelo de gasto en sanidad, educación y dependencia

En cuanto a la política fiscal, el programa recoge, como medida para revertir los "recortes" de la última década en los servicios públicos, el establecimiento de un "suelo de inversión y gasto" en los mismos, que se cifran en el 7% del PIB en Sanidad y Educación, y el 2% en Dependencia.

Además, abogan por una reforma de los impuestos autonómicos, reforzando su progresividad y revisando aquellos beneficios y deducciones que favorecen a las rentas más altas. Asimismo, se estudiaría una fiscalidad diferenciada para el medio rural, que suponga una rebaja en aquellos impuestos que permitan la activación económica.

Extremadura feminista

El programa de Unidas por Extremadura dedica todo un apartado a las políticas feministas, con medidas que van desde devolver las competencias en esta materia a la Presidencia de la Junta a través de una secretaría adjunta, dotar de financiación la Ley de Igualdad, imponer la paridad en todos los niveles de representación institucional, o garantizar el derecho al aborto en la sanidad pública.

También se recoge la elaboración de un plan autonómico por la igualdad laboral, la puesta en marcha de un pacto horario que tenga como objetivo la búsqueda de la conciliación, favorecer la igualdad, así como mejorar la salud laboral y disminuir la siniestralidad.

En cuanto a la violencia de género, se contempla un incremento de la red extremeña de atención a las víctimas, la mejora de los protocolos de detección precoz o un plan integral contra la trata y la explotación de las mujeres.

Más participación

En cuanto a las medidas para favorecer la participación y mejorar la democracia, se establece la supresión de los aforamientos y de los "privilegios" de los expresidentes, la limitación de los mandatos a ochos años, o la incorporación de ruegos y preguntas en los plenos de la Asamblea para que los ciudadanos trasladen al parlamento regional su preocupaciones.

Además, se propugna una ley de participación y una consejería propia en la materia, así como se plantea una reforma del Estatuto de Autonomía para "blindar" los derechos y libertades adquiridos en las últimas décadas.