+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El PP sale reforzado y confía en que el PSOE le deje gobernar

Consigue 14 escaños más con la llamada a concentrar el voto para frenar a Podemos Rajoy reclama su "derecho a gobernar" y anuncia que negociará "con todas" las fuerzas políticas

 

El PP sale reforzado y confía en que el PSOE le deje gobernar -

PATRICIA MARTÍN
27/06/2016

Prácticamente ninguna encuesta daba al PP el resultado que arrojan las urnas: 137 escaños(33% de los votos), 14 parlamentarios másque los obtenidos el 20 de diciembre. El presidente en funciones,Mariano Rajoy, ha conseguido lo que buscaba en la repetición electoral, mejorar sus opciones de retener el poder y un resultado así refuerza y considerablemente su posición. Aún así, los populares no suman mayoría absoluta con C’s (se quedan a 7 asientos de los 176 necesarios) y saben que no será fácil la negociación necesaria para mantener La Moncloa. Su esperanza consiste en que se deje gobernar a la fuerza más votada, bien con el apoyo a la suma de PP yCiudadanos de algún partido minoritario, bien con la abstención de un PSOE que sale de la cita con las urnas debilitado (85 parlamentarios, cinco menos), aunque mucho mejor de lo que pronosticaban las encuestas. “Esta vez los socialistas nos tendrá que apoyar”, era la reflexión, casi clamor, más extendido este domingo en el cuartel general de los populares.

Los ánimos en el partido conservador pasaron en la noche electoral de la inquietud ante los sondeos que arrojaban las urnas, muy disparares pero con tendencia a una ligera caída del PP, al entusiasmo. Rajoy salió al balcón de la sede nacional pasadas las doce de la noche, arropado por su esposa Elvira Fernández, y la cúpula del PP. Visiblemente contento, reclamó su "derecho a gobernar" y anunció "con todos con el único horizonte de defender a España". También tuvo palabras de agradecimiento hacia su formación política por tener "fe" en la victoria.

Las sensaciones de los populares a lo largo de la campaña eran buenas, percibían que buena parte de los votantes han exonerado sus fallos y otra buena parte les prefieren ante el miedo, agitado y con ganas por el PP en la campaña, a la llegada de un gobierno de Pablo Iglesias. Aún así, el equipo de Rajoy no las tenía todas consigo puesto que temían que la unión de Podemos e IU les arrebatase los llamados restos de escaños, los últimos asientos en varias provincias, por pocos votos y esta situación provocase una victoria pírrica del PP.

EL EMPUJE DEL 'BREXIT'
Sus temores aumentaron cuando al final de la campaña saltó el ‘Fernandezgate’, las grabaciones del ministro del Interior con el jefe de la oficina Antifrau que demuestran -presuntamente- sus maniobras para imputar a los partidos independentistas casos de corrupción. Aunque los populares consideraban que estas escuchas no espantan al votante más conservador, sí temían no seducir a los militantes de Ciudadanos, uno de sus principales objetivos. Si bien, el viernes llegó el ‘Brexit’ y el PP comprobó como el miedo a la incertidumbre que se ha instalado con la salida del Reino Unido de la UE reforzaba sus opciones como el partido, como han machacado en los últimos meses, capaz de dar “seguridad” y “confianza” a los españoles, los mercados e inversores.

De hecho, uno de los ‘tracking’ internos efectuado el mismo viernes ofrecía al PP un resultado similar al obtenido en las urnas, pero los populares no acababan de darlo por cierto. También sus sondeospronosticaban que Podemos sería segunda fuerza y, al igual que el resto de estudios demoscópicos, estaban equivocados.

Aún  así, esta situación les permitió insistir en un mensaje: la necesidad de “concentrar” el voto en el PP para impedir un Ejecutivo de los morados. Por ello, Rajoy apeló  a los votantes deCiudadanos para que en 25 provincias donde la formación nacida en Catalunya no obtuvo escaños el 20-D no “tiraran el voto” y apoyaran al partido conservador. Y la estrategia les ha funcionado, a costa de atenuar el resultado de C’s, lo que puede pasarle factura a la hora de los pactos.

Temas relacionados