+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA DE HOLLYWOOD

Los Oscar en su laberinto

Con '1917' en sendero hacia la gloria y Tarantino y 'Parásitos' listos para dar sorpresas, la Academia de Hollywood vuelve a desplegar sus contradicciones. Los cuatro premios de interpretación para Phoenix, Zellweger, Pitt y Dern parecen inamovibles y Netflix, máxima nominada, sigue encontrando barreras

 

Unas personas se hacen una foto junto a la estatuilla de los Oscar. - EFE / EPA / JOHN G. MABANGLO

IDOYA NOAIN
08/02/2020

A los Oscar se les ama y se les odia. En sus 91 ediciones anteriores la Academia de Hollywood ha acumulado una montaña de decisiones cuestionables y cuestionadas pero también ha solidificado que esa pequeña estatuilla de poco más de 34 centímetros y algo menos de cuatro kilos sea el mayor símbolo global del éxito cinematográfico. Criticarlos o minimizar su trascendencia es un deporte, ganarlos en alguna de las 24 categorías el equivalente al oro olímpico. Y este domingo, en su 92 edición, vuelven a ser la cita imprescindible en un mundo audiovisual en constante evolución, cambiado y cambiante, aunque quizá no tanto como gustaría o debiera.

Como punto de partida, y en un año donde hay consenso sobre la enorme calidad del cine en liza, la Academia ha marcado un récord al colocar cuatro títulos con 10 candidaturas o más (11 en el caso de 'Joker', máxima nominada). Y el que ha tenido la carrera promocional más corta de los nueve que optan a mejor película, el técnicamente glorioso y emocionalmente digno drama bélico que Sam Mendes y el director de fotografía Roger Deakins han creado en '1917', según muchos pronósticos tiene marcado su sendero a la gloria. No es tan definitivo como el de los cuatro intérpretes cuyo triunfo se da por garantizado (Joaquín Phoenix, Renée Zellweger, Brad Pitt y Laura Dern), pero es.

Que el tranquilo Antonio Banderas diera la campanada entraría en categoría casi de milagro pero no hay que descartar sorpresas más plausibles en la categoría principal. Sería relativa la de que Hollywood por fin reconociera a uno de los cineastas que más lo adora y este año le ha rendido con su personal estilo el mayor homenaje, Quentin Tarantino. Se elevaría a mayúscula, sin tacha y probablemente también sin crítica (aunque los tintes nacionalistas también se sienten en la Academia), si se coronara la fenomenal 'Parásitos' del magnífico Bong Joon-ho.

 Quizá, como con 'Roma' el año pasado, consuelen la obra por ahora magna del surcoreano con el premio de película internacional (donde compite con 'Dolor y gloria') o dirección, o tal vez con guion, montaje o dirección de producción. O quizá hagan historia reconociendo finalmente una película no rodada en inglés como la mejor.

ESPEJO Y MICROSCOPIO DE LA INDUSTRIA 

Lo que esté escrito en los sobres de ganadores, en cualquier caso, se volverá a leer como las hojas de te, en busca de dar un sentido a lo que está pasando en la industria y en su principal organismo. Porque el esfuerzo que ha hecho la Academia de Hollywood por rejuvenecerse y aumentar su diversidad tras escándalos de los últimos cuatro años ha tenido ya algunos efectos. De 6.261 miembros con derecho a voto ha pasado a 8.469, muchos de ellos internacionales. La edad media ha bajado de 62 años a 50. Y si hace cuatro años la membresía era 92% blanca y 75% masculina ahora los negros representan el 16% y las mujeres el 32%.

 Pese a eso Ni Greta Gerwig con la aspirante a mejor película 'Mujercitas' ni ninguna otra directora ha logrado este año que le hagan hueco propio y solo Cynthia Erivo, protagonista de 'Harriet', representa la diversidad racial entre los 20 intérpretes candidatos. La paridad solo se ha alcanzado en categoría documental. Y aún queda evidente trabajo por hacer en cuestiones de género cuando el mérito que vende la Academia es que por primera vez una mujer dirigirá la orquesta en la gala, que por segundo año consecutivo se desarrolla sin presentador.

 NETFLIX, SÍ PERO NO 

En estos Oscar también volverá a quedar representado el momento de transición, fluido y con resistencias, de la industria. A Netflix, el gran disruptor, los académicos le dieron un récord de 24 nominaciones, más que a ningún estudio tradicional. Pero a la hora de votar, como ya pasó el año pasado con 'Roma',  parecen mandarle un mensaje. No se espera nada para 'El irlandés', de Martin Scorsese. El Oscar a Dern es el único que parece garantizado para 'Historia de un matrimonio'. Y la plataforma deberá contentarse con meterse en la gran liga de la animación si la española 'Klaus' o la francesa 'Dónde está mi cuerpo' se llevan la estatuilla, o confirmar su trascendencia en el mundo documental, donde ya puso una pica con 'Icarus' y podría repetir con 'American factory'  (que esté producida por los Obama no puede no ayudar).