+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ENTREVISTA

«Soy una muchacha que es feliz pensando cosas de humor»

La extremeña María José Corraliza publica ‘C’, su primera novela. La obra «cuenta que pasaría si Cristo no hubiese resucitado, sino que hubiese sufrido un ataque de catalepsia, y su viaje emocional»

 

María José Corraliza con su primera novela, ‘C’. - EL PERIÓDICO

Eloísa Fernández
14/01/2021

¿Y si Jesús de Nazaret hubiera sido cataléptico? Esta es, de entrada, la pregunta que se hace María José Corraliza Pérez (Villanueva de la Serena, 1986) para presentar 'C' (Libros Indie), su primera novela, obra de humor absurdo en la que cuenta qué pasaría si Jesús no hubiese resucitado, sino que hubiese sufrido un ataque de catalepsia, pero también habla de las peripecias y el viaje emocional que tuvo que hacer desde que se despertó en una cueva fría hasta llegar al cielo, para conocer a su verdadero padre. Escrita desde la perspectiva y ojos de una agnóstica confesa, la idea de escribirla surgió en 2016. «A las ocho de la mañana, haciendo el camino de Santiago, empecé a pensar que si Santiago existió, Jesús también lo haría, y entonces pensé en buscar una explicación lógica a lo de que un chiquillo de 33 años volviera de la muerte... y ahí di con la catalepsia».

Con buen sentido del humor (en las respuestas se nota), ganas de vender su novela y en un estilo, entre desenfadado y respetuoso con la tarea que tenía entre manos, María José contesta, vía correo electrónico, a todas las preguntas (algunas las acompaña de sonrientes emoticonos) en un intento de que los lectores la conozcan mejor y sopesen adquirir lo que viene en denominar «libro de leer», «tradicional» y «con muchas palabras» (192 páginas), en el que incorpora viñetas hechas por ella (la portada da a un aire a la de 'El Principito', aunque «no me había dado cuenta», dice), y con la que espera arrancar más de unas risas. Los comentarios en internet ya avalan este deseo (es un libro con el que puedes arrancar carcajadas, escribe una lectora ).

Diplomada en Diseño de interiores, creativa publicitaria y estudiante, ahora, del máster de guion de la UCM, participa en Madrid en los show de Stand up Comedy, que no son otra cosa que hacer monólogos, aunque los que ella hace no suelen seguir las características stándar, porque «es comedia con dibujitos», se define como «cómica, vitalista y guionista».

-Leyendo la nota de prensa, además de reírme (para bien), la primera pregunta que me viene a la cabeza es ¿Eres creyente?
--No, si me tengo que definir como algo, soy más bien agnóstica ¿se dice agnóstica cuando no se sabe bien qué hay más allá de la muerte y, por lo tanto, tampoco se puede negar o afirmar que exista alguna cosa, no? Pues soy eso.

--¿Qué es ‘C’ y qué historia hay detrás?
--C. viene de Cristo. En realidad, al principio, se iba a llamar D.C. pero es que no es después de Cristo, es Cristo, tal cual, así que C.

-¿Qué transmite y qué cuenta?
--La idea que hay detrás de todo es que lo mismo Jesucristo, como persona real que existió, pudo tener un episodio de catalepsia después de la crucifixión y que eso luego se interpretó, con mucha fantasía, como una resurrección y de ahí, viene todo lo que conocemos como religión católica.
La historia que narra son las peripecias que hace Jesús una vez «resucitado» para conseguir llegar al cielo a conocer a su verdadero Padre. Es una interpretación de la religión desde un punto de vista muchísimo más costumbrista. Pero creo que no hace falta decir que todo es inventado, yo no sé lo que pasó, no tengo 2.000 años.

--Háblame de los personajes.
--Pues salen Jesús, sus padres, que no están muy de acuerdo con la vida de predicador que ha llevado y que le ha costado una crucifixión. Su rollito Magdalena, sus seguidores, que le son fieles hasta el punto de dejar sus vidas de lado para hacer lo que él diga, y mis tres personajes favoritos, sus padrinos Melkon, Gaspard y Balthazar, unos científicos ricos y respetables que viven en un palacio de oro macizo en Babilonia.

--Dice que está funcionando bien, que tiene buena aceptación, ¿Cree que puede deberse al hecho de que ya tenemos suficiente tristeza y desolación, y estamos necesitados de buen humor?
--No tengo ni idea de a qué se debe, yo misma estoy sorprendida, la verdad. Aunque, a ver, no soy Eduardo Mendoza tampoco, y lo que estoy viendo es que me resulta menos difícil de lo que yo pensaba que la gente me haga caso y lo compren o las librerías lo tengan. Pero no quiero engañar a nadie, es un trabajo difícil en el que tienes que presentar el libro a muchas librerías para que lo vendan, hablar con bookstagramers para que ayuden con la promo, escribir notas de prensa...

--¿Es su primera obra publicada? ¿Es una novela gráfica?
Sí a lo primero. No a lo segundo. Es un libro de leer, aunque al principio de los capítulos hay pequeñas ilustraciones.

--¿Cree que con las viñetas se llega mejor a los lectores?
--Creo que sí, porque das un valor añadido: la comedia. No es solo compra mi libro, cómpralo, cómpralo. Con las viñetas te refieres a las viñetas que hago para promocionarlo, ¿no? jaja

--¿Es una novela en el sentido tradicional del término?
--Es una novela tradicional de muchas palabras, sí, pero además soy la autora también de las viñetas y de la portada. (qué de fardar ha sido eso, ¡madre mía!).

--¿A quién va dirigida?
--A todo el que quiera leerla y reírse un rato. Aunque a la gente muy creyente no creo yo que vaya a hacerles muchísima gracia.

--¿Qué termino prefieres, dibujo o viñeta, y por qué?
--Para mi son dos cosas diferentes. Dibujo es cuando alguien dibuja algo, ya sea bien o mal, sin una idea detrás. Por ejemplo: un dibujo de una manzana es un dibujo, pero no es una viñeta. Las viñetas tienen un pensamiento detrás que es lo que te hace reír o quedarte pensando. Pero,¡ ojo!, no soy la policía de las viñetas. Esto es así para mí. Lo mismo para otro es de otra manera.

--Te defines como guionista, cómica, viñetista, ¿Siempre lo fuiste? ¿De dónde te viene la afición?
--¡Qué gracioso esto! Me han hecho falta 10 años de trabajar en publicidad y tres de crisis existencial para darme cuenta de que soy cómica. Más que una afición es una forma de ser. Soy una muchacha que es feliz pensando cosas de humor, dependiendo de cómo sean esas cosas, algunas se traducen en viñetas, otras en guiones, otras en show de stand up y una lo hizo en novela.

--Hábleme un poco de su vida en Villanueva de la Serena.
-- Mi infancia fue un poco regulera por la muerte de mi padre cuando tenía 10 años. De pequeña no tuve un gran background cultural y yo era más bien asocial (y lo sigo siendo) pero me metía en una habitación de mi piso y pasaba horas jugando con historias de hadas y duendes que tenía en mi cabeza... y ahora las historias de hadas y duendes se han convertido en comedia. Me vine a Madrid en 2009 y no suelo bajar mucho, pero trato de hacerlo para ver a mi madre

--Dice que ha trabajado en campañas publicitarias de éxito.
--La marca que recuerdo con más cariño es Mixta. Empecé a trabajar en la época del «Sabe a Mixta» con el cerdo volando, el pato Willix, etc... el trabajar con gente tan buena me hizo pensar como pienso ahora. Después he trabajado para más marcas, como Mahou, Bankia o El Corte inglés, pero no les tengo tanto cariño ni me lo pasaba tan bien pensando.

--He leído en internet que solo sabes hacer un cosa: crear, crear y crear, ¿Cómo se hace?
--Pues te sientas, pones los pies encima de una mesa, miras referencias de cosas en YouTube y piensas. No hay mucho más. Bueno, sí, de vez en cuando bajas los pies y vas al baño a hacer pis.

--¿No es agotador tener las 24 horas del día el rincón de pensar funcionando?
--No estas 24 horas pensando ni de coña. Ocho duermes, una desayunas, una comes, una cenas, una o dos ves una serie o peli. En realidad, si llegas a estar cuatro horas pensando y sacas algo que está bien, es un día productivo.