+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EL CRIMEN DE LEÓN

La asesina de Isabel Carrasco admite que tuvo oportunidades para haberla matado antes

 

Montserrat González, acusada de la muerte de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, durante su declaración en el juicio que tiene lugar en la Audiencia Provincial de la capital leonesa. - J. Casares

EFE
19/01/2016

Montserrat González, la asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, ha dicho hoy que tuvo varias oportunidades para haberla matado antes del 12 de mayo de 2014, y ha insistido en que ni ella misma sabía que iba a hacerlo ese día cuando salió de su casa.

Ha explicado que al ver a Isabel Carrasco cerca de su casa presintió que finalmente iba a hacerlo ese día y que instantes antes de cometer el crimen llamó a su hija, Triana Martínez, y le dijo que todo se iba a acabar, aunque no le dio más explicaciones.

Así lo ha asegurado en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de León por el crimen de Isabel Carrasco, por el que también están acusadas su hija y la policía local Raquel Gago, y en el que solo ha querido responder a las preguntas de su abogado defensor.

Visiblemente nerviosa y por momentos confusa en sus explicaciones, ha explicado que compró el arma homicida en las navidades de 2012 en Gijón por 2.000 euros, y que hasta el día del crimen salió muchas veces de su casa con el revólver para ver si se encontraba con Isabel Carrasco y que había tenido alguna oportunidad de acabar con su vida.

Cuando llamó a su hija, al notarla nerviosa, Triana Martínez le preguntó qué le pasaba y le conminó a que no hiciera nada y esperara su llegada, aunque Montserrat González le colgó el teléfono, según ha reconocido ante el tribunal.

También ha explicado que cuando compró el arma le enseñó a dispararla la persona que se la vendió en el mercado negro, y ha admitido que sabía que si llegaba a utilizarla lo haría "de cerca".

Sobre el momento en que abatió a Isabel Carrasco en una pasarela peatonal sobre el río Bernesga ha precisado que la siguió hasta que no había ninguna persona cerca y que la disparó por la espalda sin saber dónde le había dado.

 

SIN ARREPENTIMIENTO

Montserrat González, la principal acusada por la muerte de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, ha asegurado que no se arrepiente de haberla asesinado y que estaba obsesionada con ella.

"Si hubiera salido presidente Javier García Prieto, no la hubiera matado. Lo tenía muy claro", ha dicho en referencia al candidato que proponía la corriente crítica del PP para presidir la Diputación.

Así de tajante se ha mostrado González al final de su declaración en el juicio por ese crimen, en el que solo ha respondido a su abogado defensor, José Ramón García, que ha querido concluir un interrogatorio confuso, y en el que ha cortado a su cliente en muchas ocasiones, con esta pregunta: ¿Está arrepentida de lo que hizo?".