Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

No había asientos libres

El Ayuntamiento de Móstoles apoya a la Policía tras el desalojo de una mujer negra

Beatriz Benavides defiende la actuación de los agentes y asegura que "no hubo racismo de ningún tipo"

EL PERIÓDICO / AGENCIAS
08/01/2019

 

La concejal de Seguridad de la localidad madrileña de Móstoles, Beatriz Benavides, ha defendido la actuación de la Policía Municipal cuando el pasado sábado desalojó a una mujer negra y a su hijo de cuatro años de un autobús urbano "por exceso de aforo", después de que esta se negara reiteradamente a abandonar el vehículo.

Benavides ha asegurado que "los agentes actuaron de forma correcta tras insistir durante noventa minutos a la mujer para que bajara del autobús" y que "no hubo racismo de ningún tipo" en la actuación policial, respaldando el comunicado conjunto que este lunes emitieron los sindicatos policiales.

En esa nota, los sindicatos afirman que "había muchas más personas en la parada que se tuvieron que bajar del autobús, entendiendo los motivos, excepto estas dos personas," y que su intervención fue "ajustada a derecho", por lo que "no se trata de un acto racista, machista o similar".

EL AUTOBÚS ESTABA COMPLETO

Según denunció este lunes SOS Racismo, la mujer, natural de Guinea Ecuatorial, pretendía coger el autobús en Móstoles para volver a su casa en Camarena (Toledo), donde vive con su hijo, pero el conductor trató de impedírselo porque no había asientos libres en el vehículo y no esta permitido viajar de pie.

Desde SOS Racismo insisten en que la mujer había comprado, con tiempo, un billete de ida y vuelta para ella y su hijo, ya que ese trayecto suele estar muy concurrido, pero al llegar al autobús, a las 20.15 horas, ya venía completo.

En declaraciones a 'Telemadrid', la edil de Seguridad ha explicado que, es cierto que "la mujer llevaba billete de ida y vuelta", pero que "lo llevaba abierto", por lo que a la hora de subir al autobús, éste se encontraba completo y el conductor no permitió que viajara de pie, ya que lo prohíbe el reglamento.

Al no querer abandonar el autobús, el conductor llamó a la Policía local, que trató de convencerla, pero finalmente tuvieron que bajarla a la fuerza

"Los agentes actuaron de forma correcta tras insistir durante 90 minutos a la mujer para que bajara del autobús", ha añadido la concejal.

Los hechos fueron grabados por otra viajera con su móvil y en el vídeo se aprecia cómo la mujer cae por las escaleras en un intento por resistir los empujones de la policía, que siguen tirando de ella hasta desalojarla.

Las noticias más...