Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Congreso se ve abocado a elegir entre Sánchez o elecciones

El líder socialista inicia contactos para una censura a Rajoy que llegará sin 155. Iglesias presentará su propia moción para convocar comicios si el PSOE fracasa

JUAN RUIZ SIERRA/ IOLANDA MARMOL/ GEMMA ROBLES
29/05/2018

 

Corren por el Congreso todo tipo de análisis sobre la situación política, pero incluso las más antagónicas coinciden en algo: este es el final de un ciclo. Tres opciones se abren en el futuro inmediato y todas acaban con el Gobierno de Mariano Rajoy. Si este viernes prospera la moción de censura, Pedro Sánchez gobernará durante un tiempo indeterminado. El líder socialista recibió este martes una noticia que le favorece: el 'president', Quim Torra, desbloqueó el Govern, sustituyendo a los presos y huidos, permitiendo el levantamiento del 155 en Catalunya y haciendo más fácil el hipotético apoyo de ERC y el PDECat. Si el PSOE fracasa, Pablo Iglesias presentará su propia iniciativa para organizar comicios de forma inminente. Cs plantea una idea similar, pero los naranjas dicen preferir hablar de ella con el PSOE si Sánchez no llega a La Moncloa.

 

Y tercer escenario: es Rajoy quien asume la situación y se compromete a adelantar generales si fracasa la moción socialista. La defienden algunos cargos populares, pero los colaboradores más cercanos del presidente advierten que de eso, ni hablar. Que "el jefe" se queda, en el Ejecutivo o en la oposición. "Él está en que si le quieren echar, que lo hagan, pero irse no se va", apuntan en su entorno.

 

Todas las posibilidades sugieren un cambio del Gobierno del PP que hace solo una semana, cuando se aprobaron los Presupuestos, parecía anclado a la Moncloa y soñaba con apurar hasta el 2020. El largo invierno del Parlamento, sin leyes, sin pulso, ha terminado. El PNV, una vez más, decide cómo. 

 

Ábalos, el negociador
 

Sánchez arrancó entre la noche del lunes y la mañana del martes las conversaciones con el resto de fuerzas, de Cs a Erc, para sumar apoyos. Su mirada, sobre todo, está puesta en los cinco diputados de los nacionalistas vascos. Quienes hablan con los jeltzales interpretan su posición de forma dispar. Fuentes populares sostienen que sus aliados presupuestarios no apoyarán a Sánchez. Voces próximas a Iglesias abonan la teoría de que el PNV está en la abstención y que podría cambiar al ‘sí’. Y en el PSOE no se atreven a anticipar nada. “El PNV hará lo que más le interese, como siempre”, señalan en el partido de Sánchez. Los socialistas argumentan que los nacionalistas quieren evitar a toda costa la llegada al poder de Cs, que está en contra del cupo. Con Albert Rivera liderando encuestas, al PNV le podría convenir apoyar a Sánchez y retrasar las elecciones. 

 

Fue el líder del PSOE quien rompió el hielo, enviando mensajes o teniendo breves conversaciones con los distintos portavoces parlamentarios y líderes de los partidos, pero el encargado de palpar más a fondo el sentir de cada uno de ellos fue el secretario de Organización, José Luis Ábalos. Sánchez se ha rodeado de un pequeñísimo grupo de colaborares para preparar la moción, en el que Ábalos y la exministra Carmen Calvo desempeñan los papeles principales. Con el republicano Joan Tardà y el posconvergente Carles Campuzano, el número tres del PSOE estuvo reunido por separado durante más de una hora, pese a que los socialistas insisten en que no piensan negociar “nada” con el independentismo. Aun así, Sánchez, en un discurso ante sus diputados, ofreció a todos los grupos “consensuar” la fecha de las elecciones. Pero solo cuando él se encuentre la Moncloa.

Otra vuelta de tuerca
 

Si la iniciativa de Sánchez no prospera, Iglesias, que apoyará al líder socialista, ya ha diseñado un plan alternativo: presentar su propia moción para convocar elecciones de manera inmediata. El líder morado descarta abanderarla y prefiere buscar un candidato de consenso con otros partidos, incluido Cs. La moción propuesta por el secretario general de Podemos es similar a la que defiende el partido naranja. Y el PSOE tendría complicadísimo no apoyarla para forzar la salida de Rajoy, aunque viniera de ver fracasar de nuevo a su líder. Las tres formaciones suman 188 diputados, muy por encima de la mayoría absoluta exigida, que se sitúa en 176.

 

“Antes de que siga el PP preferimos que haya elecciones”, anunció Iglesias. Su decisión despertó cierto estupor. A Podemos, que ocupa el cuarto lugar en los sondeos, no le convienen unas generales a corto plazo, y menos tras la crisis del chalet de Iglesias e Irene Montero. Así que algunas voces interpretaron la amenaza de Iglesias como una fórmula para presionar al PNV para que apoye a Sánchez, ya que el socialista no llamará a las urnas de inmediato.

 

Mientras, este miércoles la sesión de control al Gobierno abrirá el prólogo de la moción de censura. Fuentes gubernamentales, informa Pilar Santos, señalan que Rajoy ha pedido informes a la oficina económica, a los ministerios y también al PP para armar un discurso contra Sánchez que destacará la necesidad de estabilidad y el riesgo de abocar al país hacia un escenario tan volátil. 

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.