+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

La dirección del PP evita confirmar a Alonso como candidato en Euskadi

Los populares se preparan para el adelanto de las elecciones autonómicas vascas

 

Pablo Casado, el pasado 10 de diciembre en Madrid. - JOSÉ LUIS ROCA

PILAR SANTOS
03/02/2020

La dirección del PP de Pablo Casado no tiene claro si quiere que Alfonso Alonso, el actual líder de los conservadores vascos, sea su candidato en las elecciones autonómicas vascas. Fuentes del entorno del presidente del partido a nivel nacional aseguraron que en estos momentos se está debatiendo este asunto a la vez que se avanza con Ciudadanos en la posibilidad de presentarse en coalición en esa comunidad y también en Catalunya y Galicia. De hecho, en el equipo de Casado hay quien ha sugerido que Alonso no quiere volver a presentarse, algo que el dirigente vasco niega rotundamente. La dirección nacional sabe, porque así se lo ha trasladado el propio exministro de Sanidad, su compromiso con Euskadi y su disposición total a participar en los próximos comicios.

En la sede de Génova, la nueva actitud de Inés Arrimadas, que ahora quiere hablar de posibles coaliciones con los populares, ha gustado. La portavoz de Ciudadanos en el Congreso llevará este debate a la gestora que ahora dirige de manera interina el partido hasta que se elija al sucesor de Albert Rivera. Fuentes de ese órgano afirmaron a este diario que no creen que el perfil de Alonso sea el mejor, porque se le relaciona con la etapa pasada de Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Sin embargo, esas mismas fuentes admiten que el peso de Ciudadanos es nulo en esa comunidad: no tienen diputados autonómicos y apenas concejales. La batalla parecía perdida de antemano hasta este lunes, cuando la dirección del PP ha sembrado la duda del futuro de Alonso y no ha aclarado las razones por las que no le confirman. El problema de cuadros del PP vasco es una constante los últimos años, admite un dirigente conservador de esa comunidad que teme que Casado intente algún "fichaje estrella". Según los cálculos de Génova, el lendakari, Iñigo Urkullu, puede adelantar las elecciones al mes de abril o mayo.