+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SEÍSMO EN LA MONARQUÍA

La donación de Juan Carlos I a Corinna se excluyó de la herencia del rey emérito

El contrato desvincula a Felipe VI y a sus hermanas de los 65 millones de euros abonados

 

El rey emérito Juan Carlos, en una visita al Congreso. - EUROPA PRESS

EL PERIÓDICO
09/07/2020

El contrato por el que el rey Juan Carlos donó 65 millones de euros a su amiga Corinna Larsen en junio del 2012 incluía varias cláusulas, entre ellas que esa donación quedaba desvinculada de la herencia del monarca emérito, según un documento que desvela este jueves 'El Español'.

El contrato de esta donación cuenta con dos páginas y está firmado por Juan Carlos I, el donante, y como donataria Corinna, que aparece identificada por el apellido de su segundo exmarido, Casimir zu Sayn-Wittgenstein, por el que obtuvo el título de princesa y el tratamiento de Su Alteza Serenísima. Una copia de este documento está en manos del fiscal suizo Yves Bertossa, que investiga el origen de la fortuna que don Juan Carlos pudo mantener oculta en Suiza durante cuatro años.

Según las investigaciones en curso, el abogado Dante Canónica creó una estructura societaria, la Fundación Lucum, para depositar una aparente donación de 100 millones de dólares enviada en julio del 2008 por el rey saudí Abdalá bin Abdulaziz al-Saúd al entonces jefe del Estado. El fiscal sospecha que el dinero proveniente de Arabia Saudí fue una comisión por la intermediación del rey para lograr la adjudicación a un consorcio de empresas españolas del AVE a La Meca.

PRIMER BENEFICIARIO

Los 100 millones de dólares fueron ingresados en una cuenta de la Fundación Lucum abierta en el banco Mirabaud de Ginebra por Canónica y Arturo Fasana, que figuran como administradores de la fundación. En el documento por el que el rey emérito dona 65 millones de euros a Corinna, Juan Carlos I reconoce ser el primer beneficiario de la Fundación Lucum.

"El donante", añade, "desea hacer una donación irrevocable de estos activos a la donataria, que ha aceptado". En los cuatro artículos de este contrato se especifica que Juan Carlos I hace una "donación inter vivos y a título irrevocable a la donataria, que acepta, de los bienes que posee hasta la fecha la fundación".

La donación es "concedida y aceptada" sin cláusula de devolución, es decir, la donación no sale del ámbito patrimonial de Larsen, ni siquiera en el caso de que ella falleciera antes que el donante. Se establece además "una dispensa de relación con la herencia del donante", de modo que esos fondos quedan desvinculados de la regla de la relación o colación con la herencia del rey emérito.

FELIPE VI, EXCLUÍDO

Así, el contrato deja fuera esta donación de una futura partición de la herencia del anterior monarca entre sus herederos legales, particularmente el rey Felipe VI y sus hermanas Elena y Cristina. Precisamente, el pasado mes de marzo el actual jefe del Estado anunció que renunciaba a la herencia de su padre que le pudiera corresponder.

El contrato entre Juan Carlos I y Corinna Larsen fue reconocido por el banquero Nicolas Gonet como el documento que se le facilitó antes de abrir en el banco Gomet en Bahamas la cuenta en la que Corinna iba a ingresar la cantidad. Gomet, que también ha comparecido ante el fiscal Bertossa, explicó en junio del 2019 que solo le facilitaron el contrato y le dijeron que era un regalo del rey de España a Corinna. "No consideré necesario preguntar sobre el origen de los fondos en poder del rey de España, simplemente pedí recibir la escritura de donación", aseguró.

También en su declaración ante el fiscal, Corinna Larsen dijo en diciembre del 2018 que los 65 millones de euros procedían de una donación del fallecido rey Abdalá de Arabia Saudí a Juan Carlos I como "regalo" y "gratitud".