+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

POLÍTICA EDUCATIVA

Educación corrige la LOMCE para evitar que se hagan 'ránkings' de colegios

El ministerio publica una orden que prohibe la publicación de resultados de las pruebas de sexto de primaria. La resolución fija mecanismos para garantizar el anonimato de estudiantes y escuelas en el cuestionario socioeconómico

 

Exámenes de competencias básicas de sexto de primaria, en una escuela de Barcelona. - ALBERT BERTRAN

MARIA JESÚS IBÁÑEZ
26/04/2016

El Ministerio de Educación ha dado marcha atrás en uno de los puntos más polémicos de la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE). Ha sido a propósito de las pruebas externas de primaria, que todos los estudiantes españoles de sexto curso deberían de realizar el próximo mayo, y cuyos resultados, según ha decidido ahora el departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo, no se harán públicos fuera de la comunidad educativa. Eso significa que, a diferencia de lo previsto inicialmente en la ley diseñada por José Ignacio Wert, no se podrán confeccionar 'ránkings' o clasificaciones de colegios según las notas obtenidas por sus alumnos.
 
La rectificación la publica este martes el 'Boletín Oficial del Estado' (BOE), en una orden en la que el ministerio regula cómo serán estas pruebas de sexto de primaria de los territorios que pertenecen a su ámbito de gestión: Ceuta, Melilla y colegios situados en el extranjero, cuyas pruebas se llevarán a cabo los días 11 y 12 de mayo.

Educación atiende, con esta medida, una petición hecha desde hace tiempo por la comunidad educativa en su conjunto y, especialmente, por los padres de los alumnos, que habían pedido al Consejo Escolar del Estado, que se pusieran "límites" a la información que se obtenga de la prueba final de primaria para que "no sea usada en ningún caso para hacer clasificaciones de centros".


INFORME SOLO PARA PADRES Y COLEGIOS

Así, la resolución publicada en el BOE prevé, en el último punto de su articulado, una prohibición explícita a la publicación de notas. "Los informes de cada centro tendrán difusión únicamente en su comunidad educativa y los resultados de las evaluaciones no podrán utilizarse en ningún caso para la elaboración de clasificaciones de centros docentes", dice. Solo recibirán un informe los padres del alumno y el colegio en que este estudia, sin referencias a los resultados de otros centros, como se hace desde hace años con las pruebas de competencias básicas en Cataluña.

Los datos sobre las condiciones socioeconómicas y culturales de los alumnos y de los centros educativos, subraya la orden ministerial, se obtendrán a través de unos cuestionarios que "serán en todo caso anónimos, garantizándose la confidencialidad de los datos durante todas las fases de la evaluación". Educación insiste, de forma especial, en que se apliquen "todos los mecanismos y procedimientos necesarios que aseguren dicho anonimato".

La elaboración de 'ránkings', que propician la comparación entre colegio, con el riesgo de que acaben derivando en la estigmatización de los que obtienen peores resultados, ha sido uno de los caballos de batalla de los colectivos que se oponen a estas pruebas de evaluación de primaria, también denominadas reválidas, pese a que no es obligatorio que el estudiante las apruebe para pasar a la ESO.