+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA ENCRUCIJADA SOCIALISTA

La gestora del PSOE evita purgar más al PSC por su 'no' a Rajoy

La dirección interina mantiene a los portavoces parlamentarios de los socialistas catalanes. Ejerce su mano dura y aparta de puestos clave a los diputados más cercanos a Sánchez

 

El portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, con la catalana Meritxell Batet al fondo, este jueves. - JUAN MANUEL PRATS

JUAN RUIZ SIERRA
17/11/2016

La gestora del PSOE evitó este jueves ahondar más en la herida con el PSC a raíz de que este último partido, en lugar de abstenerse, mantuviera su ‘no’ en la investidura de Mariano Rajoy. La dirección provisional se ha reunido un día después de haber relevado a José Zaragoza como presidente de la comisión mixta para la UE, un puesto parlamentario que el exsecretario de Organización de los socialistas catalanes estaba destinado a ocupar pero para el que no había sido todavía elegido. En lugar de seguir por esta senda, la gestora mantuvo a los tres portavoces de área del PSC en el Congreso: Manuel Cruz (Educación), Mercè Perea (Pacto de Toledo) y Joan Ruiz (Políticas Integrales para la Discapacidad).

La también catalana Meritxell Batet, hasta ahora secretaria adjunta del grupo parlamentario, sí fue cesada, pero su plaza quedará vacante. La idea de la gestora es que sea otro socialista catalán, o incluso la misma Batet, quien vuelva a formar parte de la dirección del grupo, pero solo después de que se haya aprobado un nuevo marco de relaciones entre el PSOE y el PSC, un objetivo que ahora comenzarán a estudiar las comisiones de los dos partidos.

“Queremos seguir caminando juntos y asegurarnos que las reglas están claras”, señaló el portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, que será uno de los tres integrantes de la comisión del PSOE junto a Elena Valenciano y Francisco Fuentes. Por parte de los socialistas catalanes serán Batet, Antoni Balmón y Salvador Illa quienes estén presentes en las negociaciones.

LOS CAMBIOS

La gestora tuvo en cuenta el difícil momento por el que pasan las relaciones con el PSC. Con algunos de los diputados más cercanos al dimitido Pedro Sánchez, en cambio, empleó más mano dura, tanto con los que también desobedecieron y votaron en contra de Rajoy como entre los que acataron la disciplina. Así, la díscola Susana Sumelzo no continuará como portavoz en la comisión de Cooperación al Desarrollo. Adriana Lastra, que se abstuvo en la investidura, tampoco ejercerá de portavoz en Administraciones Públicas. Y María Luisa Carcedo dejará de ser la número dos en el grupo parlamentario del Senado 

El criterio en gran parte de los cambios ha sido el de arrinconar al ‘sanchismo’. Aun así, la presidenta de la comisión de Justicia,Margarita Robles, que votó ‘no’, seguirá en su puesto. Robles ya había sido nombrada, y su relevo, un día después de que el PSOE se opusiera al nombramiento de Jorge Fernández Díaz en la comisión de Exteriores, hubiese podido acarrear que el PP no permitiera que otro socialista ocupase la vacante. La gestora aseguró que ese presunto temor no había tenido nada que ver en la decisión.