+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Pablo Iglesias no pierde el humor

En medio de la tormenta, el líder de Podemos bromea en un tuit con que iba a mandar a Errejón y Bescansa a Siberia a "reeducarlos"

 

Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados el viernes, durante la segunda jornada de la investidura de Pedro Sánchez. - REUTERS / JUAN MEDINA

EL PERIÓDICO
10/03/2016

Ya lo dijo en una ocasión Pablo Iglesias: Podemos tenía que recuperar la "frescura" porque se habían vuelto "muy serios". Fue poco antes de las elecciones europeas del 2014, en las que el partido dio la campanada y consiguió cinco eurodiputados. Y en ello se esmera cuando la ocasión lo requiere.

Este miércoles, en plena tormenta por las dimisiones en Podemos Madrid, Iglesias colgó en Twitter un mensaje en el que mostró su sentido del humor: "He mandado a Carolina Bescansa y a Íñigo Errejón a Siberia a re-educarse por ¡DISIDENTES!". Con este mensaje, ironizaba con utilizar las prácticas de represión política estalinistas para acallar la crisis interna. Asimismo, añadió en el mismo mensaje un fragmento de 'La vida de Brian' en la que los miembros del Frente Popular de Judea evidencian sus diferencias con los del Frente Judaico Popular, a quienes acusan de "disidentes".

En un tono más serio, en un mensaje posterior aseguró que era un "honor ser secretario general" con él a su lado:

Recientemente, Iglesias volvió a hacer gala de este sentido del humor, precisamente con Errejón, al explicar que había invitado a desayunar a su número dos y juraba que había preferido "café en vez de colacao".

Poco después de aludir a la necesidad de recuperar la "frescura" y seis días antes de las europeas, el líder de Podemos se aplicó inmediatamente el cuento y, en otro mensaje a Errejón, le pedía que aguantara, que ya quedada poco:

Y unos meses más tarde, se mofaba de su aspecto en una fotografía de hacía 15 años y se preguntaba cuál sería el de Errejón.