+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

APERTURA DE LAS CORTES

Los partidos independentistas rechazan la "legitimidad" de Felipe VI

ERC, JxCat, Bildu, CUP y BNG firman un manifiesto contra la Monarquía española. "El Rey no es un interlocutor válido para nosotros. Ni tiene la legitimidad de nuestros pueblos", suscriben

 

Presentación del manifiesto. - EL PERIÓDICO

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ
03/02/2020

"No tenemos Rey. Democracia, libertad y república". Así comienza el manifiesto que han suscrito y leído en castellano, catalán, gellego y euskera los portavoces de ERC, JxCat, EH Bildu, CUP y BNG en el Congreso de los Diputados coincidiendo con la asistencia de Felipe VI a la Cámara baja para la apertura solemne de las Cortes. Un acto al que no asistirán. 

"La Monarquía española y su máximo exponente, el rey de España, no nos representa", ha iniciado el portavoz republicano, Gabriel Rufián, antes de subrayar que "la sociedad catalana, vasca y gallega rechazan mayoritariamente la figura de una institución anacrónica heredera del franquismo que se sustenta en el objetivo de mantener e imponer la unidad de España y sus leyes, negando así los derechos civiles, políticos y nacionales que asisten a nuestras ciudadanías".

La portavoz de JxCat, Laura Borràs, ha continuado leyendo el manifiesto: "El Rey no es un interlocutor válido para nosotros. Ni tiene la legitimidad de nuestros pueblos, ni le reconocemos ninguna función política". En este sentido, ha afeado que Felipe VI haya tratado de "imponer proyectos y valores antidemocráticos, como quedó demostrado en el discurso autoritario pronunciado el 3 de octubre".

"La Monarquía española no responde a los valores republicanos de libertad, igualdad y democracia", continúa el texto antes de resaltar que "una democracia real solo será posible desde la ruptura con la herencia, las bases y valores que representan el Rey y su figura". Así, concluyen que Felipe VI debería "dejar de ejercer su tutela sobre la ciudadanía y sobre los gobiernos y parlamentos que de la voluntad popular emanan". Una condición indispensable, a su entender, para "dar cauce a soluciones basadas en el respeto a la voluntad popular, la libertad y la democracia".