+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

DE CARA AL 26-J

Podemos se pone el termómetro

Iglesias y Errejón salen a las plazas a sondear el estado de ánimo del electorado para afinar la estrategia de campaña

 

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón participan en el acto 'Congreso en tu plaza', en Vallecas (Madrid). - JOSE LUIS ROCA

IOLANDA MÁRMOL
11/05/2016

Vallecas, el barrio de Pablo Iglesias, en Madrid. El público, que ha esperado bajo la lluvia para entrar, pregunta a la plana mayor de Podemos desde el patio de butacas las cuestiones más peregrinas. En el escenario, sentados en unas sillas de terciopelo historiadas con una escenografía que simula el hemicilo del Parlamento, Iglesias se pone íntimo y responde desde su tono más cercano. Sobrevolando su discurso, dos ejes: la crítica irónica al PP y defensa de la alianza con IU.

'El Congreso en tu plaza' es una iniciativa planteada para rendir cuentas ante la ciudadanía y movilizar a las bases, pero busca sobre todo, sondear las inquietudes del electorado para perfilar con más certezas la estrategia de una campaña que, reconocen, es compleja porque desconocen cómo responderán los ciudadanos a una repetición de elecciones.

Más allá de la frialdad de las encuestas internas que destripa Carolina Bescansa, la secretaria de análisis, la dirección trata de definir qué inquietudes tienen los votantes, qué reprochan a los diputados, qué preguntan, qué anhelan. Estas percepciones se compartirán luego en una reunión del grupo parlamentario y la secretaría política, con Íñigo Errejón a la cabeza, los analizará para decidir la línea de la campaña, consciente en una contienda tan ajustada como la del 26-J, resultan vitales. El objetivo es definir qué mensajes interesan al electorado, comprobar qué lenguaje despierta las emociones y qué argumentos caen en saco roto.

Para realizar ese diagnóstico, el partido morado intenta que a los actos -una decena entre esta semana y la próxima- no sólo acuda su voto duro, porque ese ya lo tienen amarrado, sino otros electores potenciales que todavía albergan dudas entre dos opciones políticas o que, desilusionados, se plantean la abstención.

Aunque ni siquiera se ha conformado el equipo de campaña, fuentes del partido han adelantado que habrá dos giras por separado -la de IU y la de Podemos- , y un eslogan y una marca comunes. Los podemistas quieren priorizar la presencia de Iglesias en los debates -acudirá a todos los que le propongan- frente a los mítines, que serán en formatos más reducidos.

‘POLITIQUEO’ O ENTRAR PARA TRANSFORMAR


Más allá de la función de termómetro, la presencia de los diputados en las plazas permite a Podemos recuperar la relación de proximidad con sus bases, mostrar un perfil más humano de sus candidatos y justificar su labor en el Congreso en los cuatro meses que duró la legislatura. No son cuestiones menores. En la dirección no esconden su preocupación porque la institucionalización les reste frescura y que los ciudadanos les perciban como parte del 'establishment' que tanto han denostado. Sobre este peligro, disyuntiva.

Dirigentes como Carolina Bescansa explican en la calle que están cansados de la moqueta y el “politiqueo”. "No nos dejéis solos allí [en el Congreso]", le pide al público, transmitiendo una imagen negativa del Parlamento. Otras voces del partido opinan, en cambio, que ese mensaje es arriesgado, puesto que la gente les ha elegido no para estar con un pie dentro y otro fuera de las instituciones, sino para formar parte de ellas y transformarlas.

Temas relacionados