+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El PSOE: "No es un Gobierno hecho para el diálogo"

Los socialistas avisan de que el Ejecutivo de Rajoy "tendrá serias dificultades" en esta legislatura

 

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, el pasado 10 de octubre en la sede del partido. - JUAN MANUEL PRATS

JUAN RUIZ SIERRA
03/11/2016

Criticada por gran parte de la militancia socialista y el resto de la oposición por su abstención en la investidura de Mariano Rajoy, la dirección interina del PSOE recibió este jueves con duras críticas al nuevo Gobierno diseñado por el líder del PP. A su juicio, el presidente no ha entendido el momento actual, en el que la fragmentación de un Parlamento sin mayorías exige una actitud mucho más dialogante que la que Rajoy mostró con su elección de ministros. El diagnóstico del resto de la oposición fue coincidente:Podemos, Ciudadanos y el Govern señalaron que se trata de un Ejecutivo "de continuidad".

"Es un Gobierno hecho pensando en su partido y no en los ciudadanos, donde repiten elementos sin capacidad de diálogo. Rajoy no ha hecho un Gobierno para el diálogo y eso anticipa serias dificultades para el Gobierno en esta legislatura. El Parlamento tendrá que tomar sus decisiones y el Gobierno se verá en una situación muy complicada", señaló Mario Jiménez, portavoz de la gestora que pilotará el PSOE hasta su próximo congreso, que tendrá lugar el año que viene.

Intentando trasladar que su polémica abstención no implicará menos firmeza en la oposición, el dirigente socialista comenzó señalando que el jefe del Ejecutivo había enviado una muy mala señal al no comparecer para explicar sus nombramientos. Después dijo que los nombramientos de Rajoy probaban que era un "brindis al sol" el mensaje sobre la búsqueda de entendimiento enviado por el jefe del Ejecutivo en su investidura. "Tenemos la sensación de que, tanto por las formas como por los ministros elegidos, Rajoy no termina de darse cuenta de que está en una situación completamente nueva a la que no está sabiendo dar una respuesta", continuó Jiménez, criticando en especial la repetición en sus puestos de varios ministros: Cristóbal Montoro, en Hacienda pese a la amnistía fiscal; Fátima Ibáñez, en Empleo a pesar de la reforma laboral, e Íñigo Méndez de Vigo, en Educación tras haber sido incapaz de pacificar el sector.

 

NINGUNA "GARANTÍA"
 

El nuevo Ejecutivo concitó una rara unanimidad. "Es un Gobierno de continuidad. Echamos en falta los cambios que habían anunciado. Siete ministros repiten y algunos de ellos son de infausto recuerdo para Cataluña, como Montoro", dijo la portavoz del Govern, Neus Munté, para quien el nombramiento de la catalana Dolors Montserrat al frente de Sanidad "no es garantía de más diálogo ni de más comprensión hacia Cataluña". Fuentes del Ejecutivo catalán mostraron, además, su desconfianza por que Santamaría, encargada de la carpeta catalana, pueda solucionar el conflicto, informa Fidel Masreal.

"Nada nuevo bajo el sol", coincidió el responsable de Relaciones con los Movimientos Sociales de Podemos, Rafael Mayoral. "Aquellos que comparten que Rajoy era la mejor opción como presidente a lo mejor están contentos. Nosotros no: no nos gusta Rajoy y tampoco[Luis] De Guindos en Economía ni Montoro en Hacienda. Creemos que es un Gobierno incapaz de afrontar los retos del país y de continuidad, y queremos un cambio de políticas que está claro que este Gobierno no va a hacer", argumentó.

 

Desde Ciudadanos, que firmó un pacto con el PP y votó a favor de la reelección de Rajoy, su portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, evitó valorar a los ministros, pero también consideró que formaban un equipo "de continuidad". Aun así, advirtió a Rajoy de que no podría seguir haciendo gala de las mismas "formas" porque ahora el partido naranja le iba a "vigilar".