+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

MERCADO LABORAL

Rescate extraordinario de parados

Castilla-La Mancha logra 300 millones adicionales para un plan de choque frente a un desempleo del 24,97%

 

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. -

ANTONI FUENTES / BARCELONA
27/03/2016

La falta de recursos económicos no actúa en, ocasiones, como un muro infranqueable para la lucha contra el desempleo. La comunidad de Castilla-La Mancha, la cuarta autonomía con más paro con una tasa del 24,97%, se ha convertido en un ejemplo al poner en marcha un plan extraordinario de rescate de parados. Para ello, el Ejecutivo encabezado por Emiliano García-Page ha tenido que sacar petróleo de un desierto con el fin de reunir unos 300 millones de euros adicionales al presupuesto de políticas activas de empleo con los que ofrecer empleos, subsidios, formación o orientación a unos 60.000 parados en dos años.

Las primeras contrataciones de las 30.000 planificadas acaba de empezar. Se trata de trabajos de tipo social a través de ayuntamientos y administraciones. "Queremos reactivar a parados muy afectados por la crisis de la construcción, especialmente a los de larga duración, que representan dos tercios del total, con trabajos de seis meses para que vuelvan al mercado laboral o que tengan derecho a cobrar algo de paro después", ha explicado Francisco Rueda, viceconsejero de Empleo de la Junta de Castilla-La Mancha, con motivo de una conferencia en Barcelona organizada por la Fundació Utopia.

MEJORA DEL CONSUMO


"Esperamos que los nuevos contratados y los que reciben otro tipo de medidas como rentas para mayores de 55 años a cambio de tareas sociales repercutan también en una mejora del consumo en unos pueblos muy afectados por la crisis", añade Rueda. 

Las subvenciones que reciben los municipios y las entidades que contratan a los desempleados, así como la financiación del resto de medidas, ha sido posible gracias a un pacto en el que han intervenido el Ejecutivo autonómico, las diputaciones, los ayuntamientos y la banca. La junta ha tenido que sacar de debajo de las baldosas 170 millones que ha ido rascando del presupuesto de 7.000 millones de todos los departamentos, a los que hay que sumar 50 millones aportados por las diputaciones provinciales, incluso de las gobernadas por el PP (ahora en la oposición en la autonomía) y los costes de Seguridad Social y de los sueldos por encima de convenio que asumen los municipios. Además, varias entidades bancarias, entre ellas CaixaBank, dan apoyo financiero adelantando las subvenciones.