+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Mitin en Málaga

Rivera se ofrece a PSOE y PP para una gran coalición

 

Rivera se ofrece a PSOE y PP para una gran coalición -

Julia Camacho
01/11/2019

El líder de Cs, Albert Rivera, se presentó este viernes en Málaga como la llave que desbloqueará el próximo gobierno y abrirá la puerta a las reformas. Eso sí, concediendo que su única forma de llegar a La Moncloa es en coalición, por lo que se ofreció a PP y PSOE para un pacto en el que prime esa hoja de ruta reformista y el cerrojazo al nacionalismo. Contad con Ciudadanos, pero dejad de dar concesiones a los nacionalistas, subrayó, defendiendo un gran pacto de Estado vinculado a su paquete de reformas en materia de empleo, educación o viabilidad del sistema de pensiones.

En su primer mitin de campaña, Rivera no escatimó ataques para Pablo Casado y, especialmente, Pedro Sánchez, de quien recordó que fue su partido, el PSOE, quien convirtió la Junta de Andalucía en paraíso de los chorizos e infierno de los emprendedores. Así, reprochó a ambos líderes que no hayan sido capaces de alcanzar una gran coalición porque estaba por delante ser azul o rojo. Por el contrario, el líder naranja se presentó como el adalid de las políticas liberales y de centro, políticas modernas. Intentó así alejar cualquier sospecha de giro a la derecha tras sus acuerdos a tres bandas con Vox. Claro que somos de centro y por eso nos atacan por todos los lados, nos atacan los extremistas de la izquierda y los extremistas de la derecha, dijo, destacando que, en cualquier caso, el interés de España transciende cualquier interés partidista, incluido los de su partido.

De esta forma, trató de arañar apoyos entre los votantes más moderados del PSOE a los que pueda espantar una posible alianza con Unidas Podemos o la gestión del tema catalán. A mí los todos los votantes me merecen respeto, son compatriotas. Esa es la diferencia de estar en el centro, presumió, Quien quiera que el país cambie, que vote por el partido de la innovación, de los trabajadores, de los que no consideran enemigos a la mitad de España o de los que prefieren hablar de educación antes que de féretros y huesos, en alusión a la pasada exhumación del dictador Franco. Está en juego qué país queremos ser, aseguró.

El líder naranja concedió que el bloqueo político que ha conducido a la repetición electoral ha acentuado el hartazgo con los políticos, por lo que puso en modelo andaluz como ejemplo a seguir. Partidos, dijo, que compiten en las elecciones pero que dejan sus diferencias al margen para ponerse de acuerdo, y a los que no se le caen los anillos para reconocer los éxitos del otro. Eso tiene mucho mérito, aseguró, presumiendo que ya pueden presentar medidas ejecutadas desde el gobierno regional como aval de gestión.

En este sentido, Rivera se presentó como la formación es la llave que abre el cajón de las reformas y cierra el de la corrupción y las subidas disparatadas de gasto, reprochando que tanto PSOE como PP hayan guardado en un cajón cerrado a cal y canto su programa de grandes reformas. Tenemos que ser la llave de los sueños de millones de españoles. De un Gobierno y una oposición a la altura, señaló.

También se refirió a la situación en Catalunya y el desafío soberanista, abogando porque se escuche más al resto de los españoles y menos a (Quim) Torra. Estamos hartos de escuchar a gente supremacista y xenófoba, que van en coche oficial a cortar carreteras, lamento, o que cortan estaciones de AVE porque las tienen, otra gente no, y tampoco montan barricadas porque tienen que ir a currar. Por eso, defendió que hay que bajar el volumen del conflicto catalán porque, aunque hay independentistas, también hay 45 millones de españoles que quieren ir a trabajar.

Rivera se desplazó hasta Málaga acompañado de los diputados Marcos de Quinto y María Muñoz y el líder de la formación en el Parlamento Europeo, Luis Garicano, para presentar el programa económico con el que concurren a las elecciones del 10-N. Un programa que definieron como reformista y liberal, presumiendo de que los liberales somos la ideología del S.XXI y de la globalización. De hecho, Rivera apuntó que cualquier reforma del modelo laboral pasa por ajustarse a esas nuevas realidades que representan Glovo o Cabify, dos de los símbolos precisamente del trabajo precario.

Sin embargo, todos ellos atizaron a las políticas económicas del PSOE y del PP, a los que responsabilizaron de las altas tasas de paro, la precariedad laboral y la inestabilidad. No se le puede echar la culpa a Sánchez, porque desde que ha llegado a La Moncloa no ha hecho nada, ironizó De Quinto, quien señaló el paro, la deuda pública, el fraude en la economía, un sistema de pensiones en riesgo y el retraso en la digitalización como las principales vulnerabilidades de España en el entorno económico actual. Y en un contexto de fuerte desaceleración, la respuesta no puede venir de las medidas que (Pablo) Iglesias le escribió al líder socialista, sino actuando inmediatamente ayudando a las empresas, dijo De Quintos. El empleo no se crea por decreto, lo crean las pequeñas empresas, subrayó, para defender a continuación que lo más social es que la estructura empresarial pueda crear empleo y apostar y proteger a todos los que emprendan.La receta de Cs para combatir esas vulnerabilidades que detectan en el país, como ya anunciaron en la campaña de las elecciones en el mes de abril, con la simplificación de los tipos de contrato; incentivos para la contratación de jóvenes de forma indefinida; reducción de trabas burocráticas, reducción del 60% en la carga del IRPF de quienes residen en la España vaciada; bonificaciones a los trabajadores durante los dos primeros años de vida de sus hijos o igualación del permiso de paternidad a 16 semanas.