+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Sánchez apela a la "esperanza" frente a la "coalición del apocalipsis"

El PSOE se revuelve contra el asedio de la derecha en la investidura y la "amenaza de golpe de Estado" Adriana Lastra critica al PP por asumir las tesis de Vox y volver a posiciones de "hace 40 años"

 

El candidato a la presidencia, Pedro Sánchez, en la segunda jornada del pleno de investidura. - DAVID CASTRO

IOLANDA MÁRMOL
05/01/2020

El PSOE pone pie en pared. Después de asistir a un pleno de investidura sacudido por la bronca con la que la derecha ha atizado para tratar de eclipsar la formación de gobierno, los socialistas se revuelven y utilizan esos ataques para amplificar su contraste, para moldear en las antípodas de ese tono abrupto la identidad del nuevo Gobierno. Reaccionarios frente a progresistas, una polarización que alimenta probablemente a ambos bloques. 

Con esta estrategia, que tiene visos de ser eje de la legislatura, Pedro Sánchez denunció una “campaña de acoso, insulto y amenazas” orquestada desde las bancadas del PP, Vox y Ciudadanos augurando el desastre. El candidato socialista enarboló la identidad del nuevo Ejecutivo en contraposición a ese bloque “reaccionario”.

“La coalición progresista es el mejor antídoto contra la coalición del apocalipsis”, defendió, y trató de reforzar la dicotomía entre dos formas de hacer política. “Les propongo humildemente que frente a al insulto, la mesura; frente al acoso, la templanza”, sugirió, “dejemos el rencor a quienes han perdido las elecciones. Dejemos a la coalición de apocalipsis con su rencor, con su España en blanco y negro”, planteó, tras censurar a Pablo Casado por abandonar el centro y asumir los postulados de Vox.

Sánchez llamó a abrir una nueva etapa de esperanza y diálogo, en la que españoles y catalanes puedan vivir en la “concordia”. Fue la última intervención. Le precedió la portavoz socialista, Adriana Lastra, que agradeció al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, su "valentía y compromiso" por atreverse a tejer un pacto con el PSOE en un contexto especialmente hostil en Cataluña, donde la posconvergencia acusa a los republicanos de traición.

Lastra cargó las tintas contra la derecha, a quién acusó de “amenazar de forma explícita y hasta implícita con un golpe de Estado”. No puso nombres ni hizo mención explícita a la controvertida resolución de la Junta Electoral Central, pero dejó el mensaje claro. Criticó a los conservadores por defender la democracia “solo cuando ganan” y les acusó de estar “dispuestos a todo cuando pierden”.

Lastra reprochó al PP sus bandazos ideológicos, por pasar de ser “derecha moderada, a centro y centro reformista” y sin embargo “acabar donde empezaron hace 40 años”. Y zanjó: “Su único proyecto es devolver España al pasado”.

Lastra cargó contra Vox y le afeó sus políticas ultras y negacionistas. Dijo a Santiago Abascal que su grupo es un “peligro y una amenaza para la seguridad de las mujeres” y auguró que su partido terminará “en el vertedero de la historia”.