+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

FALLO REVOCATORIO

El Supremo absuelve a Millet y Montull por el caso del hotel del Palau

Los jueces aseguran que no se ha probado que cometieran delito por este proyecyo fallido

 

Félix Millet, izquierda, y Jordi Montull, en juicio por el caso del hotel del Palau. - FERRAN NADEU

M. BATALLAS / MADRID / J. G. ALBALAT / BARCELONA
09/06/2016

El Tribunal Supremo ha absuelto a Félix Millet, expresidente de la Fundación Palau de la Música, y Jordi Montull, exdirector general de la fundación del delito de tráfico de influencias a que fueron condenados por la Audiencia de Barcelona por el proyecto fallido de construcción de un hotel junto al Palau. En la sentencia del alto tribunal, de 95 folios, se sostiene que no se han acreditado la comisión de delitos por estos hechos.

Este caso es una pieza separada del 'caso Palau' que aún está pendiente de juicio. Y supone un duro correctivo para la fiscalía que reclamó 10 años y tres de prisión para Millet y 4 años y siete meses para Montull. El alto tribunal, en una sentencia de la que ha sido ponente Luciano Varela, explica que los condenados no cometieron un tráfico de influencias porque sus gestiones fueron "irrelevantes" para que se modificar el plan general metropolitano.

Los jueces también consideran que no se ha acreditado que "les fuera entregado dinero" por Olivia Hoteles "con una finalidad diversa que la de retribuirles que esta fuera elegida para venderles los terrenos".

Con esta decisión los jueces del alto tribunal también dejan sin efecto la multa a la que fueron condenados Millet y Montull. Al primero se le impuso una multa de 3,6 millones de euros y al segundo de 901.000 euros. Ambos estuvieron en prisión por estos hechos desde el 17 al 30 de junio del 2010.

En abril del 2015, la Audiencia de Barcelona confirmó la condena de un año de cárcel para Millet y Montull y absolvió a la cúpula de urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona. Era la segunda sentencia de la Audiencia después de que el Supremo, tras un recurso de la fiscalía, le ordenase repetir el fallo por cometer un "error patente" al no tener en cuenta la titularidad de las fiscas que iban a destinarse a la construcción del hotel, que finalmente se frustró.