Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TESTIMONIO CLAVE

Un testigo presencial del crimen, clave para culpar a Triana de asesinato

EFE
20/02/2016

 

El testimonio del policía jubilado Pedro Mielgo, testigo presencial del crimen de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco y propició la detención de las sospechosas, ha sido clave a la hora de que el jurado considerase a Triana Martínez culpable de asesinato.

Este policía había desmontado durante el juicio con su declaración la versión de los hechos que ofreció Montserrat González, autora confesa del asesinato y madre de Triana, quien aseguró ante el tribunal que arrojó al bolso con el arma a la entrada de un garaje nada más abandonar la pasarela donde disparó contra Isabel Carrasco.

El policía sostuvo que mientras la siguió llevaba el bolso y que cuando la perdió en la plaza del Colón todavía estaba en su poder, aunque al volver a verla unos minutos después ya se había deshecho de él.

La importancia de su declaración radicaba en que la defensa de Montserrat González y de su hija Triana Martínez pretendía demostrar que la segunda recogió el bolso que vio tirar a su madre sin saber que había matado a Isabel Carrasco, porque no había ningún plan urdido, ni conocía la intención de su madre de acabar con la vida de la dirigente política.

Por el contrario, la fiscalía siempre han sostenido que la madre entregó el bolso a su hija para que escondiera el arma porque habían preparado previamente un plan para matar a Isabel Carrasco, en el que también estaría implicada la policía local Raquel Gago.

Triana Martínez declaró en el juicio que cuando su madre le llamó por teléfono el día del crimen y le dijo muy nerviosa que "todo se iba a acabar" le contestó que no hiciese nada y que esperara su llegada.

Según su declaración, al dirigirse al lugar vio como su madre salía de la pasarela y tiraba un bolso a la entrada de un garaje, que recogió porque pensaba que podía contener una pistola reglamentaria de su padre, que es inspector de Policía, aunque en ningún momento hablaron, y luego la perdió de vista.

Mielgo cruzaba el 12 de mayo de 2014 cruzaba poco después de la cinco de la tarde la pasarela peatonal sobre el río Bernesga entre el Paseo de la Condesa y la avenida de Salamanca cuando presenció cómo Montserrat González disparaba contra Isabel Carrasco, a la que su esposa reconoció previamente como un personaje "importante" cuando la víctima transitaba por el mismo lugar.

Tras explicar detalladamente como fue la agresión, añadió que decidió seguirla y aseguró que Montserrat González siempre llevó el bolso con el arma hasta que la perdió un momento en la plaza de Colón.

La fiscalía sostiene que fue en ese momento cuando Montserrat González pudo entregar el arma a su hija, para posteriormente dirigirse a una calle cercana para introducirla en el interior del coche de Raquel Gago.

Además del testimonio del policía jubilado han pesado en la decisión del jurado dos pruebas determinantes en su contra: el hallazgo de restos de pólvora en las botas que llevaba puestas el día del crimen -lo que probaría que había hecho prácticas de tiro con anterioridad- y las numerosas búsquedas halladas en sus ordenadores relativas a la forma de comprar un arma.

Las noticias más...