Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

MINIDESCANSO PRESIDENCIAL

Las vacaciones de Sánchez: 'vigiladas' y con deberes

El presidente se lleva a Doñana el reto de reconquistar a sus aliados parlamentarios para que le apoyen los Presupuestos. PP y Cs, en pugna por el electorado de derechas, no darán tregua con Catalunya y la inmigración en todo el verano

GEMMA ROBLES / IOLANDA MÁRMOL
06/08/2018

 

El presidente Pedro Sánchez se marcha de vacaciones sabedor de que comienza un pequeño tiempo de relax mientras termina el brevísimo periodo de gracia que le concedió la oposición. Periodo que en buena parte le fue otorgado no por elegante cortesía, sino por la descomposición orgánica en que se vio envuelto el PP una vez que Mariano Rajoy decidió dar un paso atrás al perder la moción de censura.

Sánchez, como los últimos cuatro presidentes, se instaló este viernes con su familia en el Palacio de las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana, una vivienda que reformó Felipe González y que desde entonces se ha convertido en la residencia de descanso de los jefes de Gobierno. El presidente se va con la (vaga) esperanza de poder pasar también algún día por su vivienda en Mojácar (Almería), con una maleta en la que se lleva el mejor CIS de su historia al frente del PSOE (los microdatos pueden ser una fuente de deliciosa lectura), y se marcha también, tras haber departido con Pablo Casado. El nuevo líder del PP, más allá de palabras cordiales, no parece dispuesto a darle ni agua y advierte, además, que él permanecerá en guardia, “vigilante” ante sus posibles “cesiones” a los independentistas o nacionalistas, porque no va a tolerarle "ni una". 

Se toma, pues, unos días el presidente de descanso “vigilado” que interrumpirá para despachar con Felipe VI este lunes en Mallorca y para acudir a la conmemoración en Barcelona de los atentados yihadistas del 17-A  a la que irá con el jefe del Estado, por más que desde la Generalitat avisan de que el Rey no es bien recibido. Casado ya advirtió de que no tolerará insultos al Monarca, como los del año pasado, unas declaraciones que se sitúan en una difusa frontera entre la reflexión y la performatividad.

ENCUENTRO CON TORRA

En esa triste jornada de agosto Sánchez se verá de nuevo con el president de la Generalitat, Quim Torra, en un contexto en que se mantienen vivas las relaciones institucionales entre el Estado y el Govern. Las expectativas de alcanzar acuerdos son, en público, todavía más discretas que en los encuentros, y parece lejos un pacto que suponga un punto de inflexión en la deriva soberanista de Cataluña. Y sin embargo, la determinación de Sánchez de proscribir la vuelta a la vía judicial, como pide el PP, podría actuar como bálsamo hasta que empiecen a cristalizar acuerdos concretos en los que ya se han sumergido los equipos de trabajo de la Generalitat y el Gobierno para intentar pactos sobre inversiones, infraestructuras, competencias o retirada de recursos en el Tribunal Constitucional (TC).  

El Ejecutivo da por hecho que los resultados concretos no comenzarán a cristalizar hasta cerca de diciembre. Para entonces debe celebrarse, en Madrid, la segunda reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat. Si se cierran acuerdos, por estrechos que sean, se avanzará en un camino que Sánchez sabe lento y para el que pide paciencia, máxime frente a un PP en contra, incluso, de la política socialista de "apaciguamiento". 

PISTA RÁPIDA, PISTA LENTA

El Gobierno sitúa los pasos para resolver la crisis catalana en la "pista lenta", de su acción ejecutiva, consciente de que el conflicto atravesará varias legislaturas. En la denominada "pista rápida", Sánchez tiene como deberes principales en estas vacaciones conseguir que los aliados que le auparon a la Moncloa vuelvan a apoyarle y se avengan a aprobar la senda de déficit y los Presupuestos.

El presidente destiló en su última comparecencia antes de marcharse a Doñana un optimismo abierto a interpretaciones. No dio pista alguna de cómo va a amarrar esos respaldos, complicados de obtener porque volverá a presentar en septiembre los mismos objetivos de déficit ante el Congreso,  pero dio por hecho que conseguirá aprobar las cuentas del 2019. "Difícil no es imposible", alega. Aunque tiene la posibilidad de prorrogar los Presupuestos del PP, políticamente se consideraría un fracaso que deslegitimaría su continuidad. ¿Convocará elecciones si no los aprueba? Para entonces ya habrá un nuevo CIS con intención de voto. Todo está en el aire.

HORIZONTE ELECTORAL

El hecho de que Carles Puigdemont se haya hecho en la práctica con las riendas del PDECat le complica más la vida política a Sánchez, aunque las valoraciones son distintas y el propio presidente admite que hay "dos planos": las declaraciones en público y las realidades sobre las mesas de trabajo. La línea dura de los poconvergentes vinculan la continuidad de su apoyo parlamentario  a dar pasos, entre otras cosas, en el reconocimiento del derecho de autodeterminación.

La posición de Unidos Podemos, que sigue debatiéndose entre estirar hacia la izquierda al Gobierno desde el apoyo y "desenmascarar" las falsas promesas de Sánchez, será determinante. Un dato. En la votación de la senda del déficit la abstención de los morados espoleó la del resto de sus socios, porque convertía sus apoyos en votos tan comprometidos como estériles. Los de Pablo Iglesias han tomado nota de su súbita influencia, pero a costa de una nueva bronca interna de consecuencias difíciles de prever en un momento de ausencia de liderazgo por la situación personal del líder tras su reciente paternidad.

El PP que tiene prisa por intentar recuperar la hegemonía en el voto de conservador de la mano de Casado. Ciudadanos no quiere quedarse atrás en la batalla abierta con los populares, máxime después de que el CIS confirme su mayor crecimiento en el ala más a la derecha del electorado: no va a dar tregua estival y suena el runrún de un rearme en septiembre. ¿Fichajes estrella?

GUARDIA EN EL CONGRESO

Este verano PP y Cs han decidido quedarse de guardia en el Congreso pidiendo comparecencias de los ministros. Tantas que es previsible que se celebre una Diputación permanente en la tercera semana de agosto para fijar citas de los titulares de Administración Territorial y Función Pública, Interior, Trabajo, Fomento, y Hacienda. 

Las vacaciones, al presidente, le van a durar un suspiro.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.