+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 

Eurocopa 2016

 

Una Eurocopa sin fútbol

El torneo llega a las semifinales sin grandes partidos, pocas estrellas y el campeón en casa

 

Los croatas lamentan su eliminación ante Portugal. - AFP / KENZO TRIBOUILLARD

RAÚL PANIAGUA
04/07/2016

Si nada lo remedia en los tres partidos que restan para la final del domingo en Saint Denis, la Eurocopa del 2016 será recordada más por la cantidad que por la calidad. La primera cita continental de la historia con 24 selecciones está decepcionando. Mucho miedo, poco fútbol y auténticos tostones en un torneo que, de momento, solo será recordado por las sorpresas de Islandia y Gales, y los interminables penaltis del Alemania-Italia, la peor tanda en 56 años de Eurocopa, como toca en una edición descafeinada.

La primera cita con 24 selecciones será más recordada por la cantidad que por la calidad
Se esperaba bastante más del invento de Michel Platini, que abrió el torneo a 24 selecciones, con el consiguiente aumento de partidos. De los 31 en 24 días del 2012 se pasó los 51 de este año en un mes exacto de competición. Una veintena más de duelos que solo han servido para extremar las precauciones, aumentar el cansancio de los jugadores y eternizar el cuadro. Ya se han consumido 48 pulsos, con cuatro prórrogas y tres tandas de penaltis en 4.500 minutos de juego. La conclusión es clara: falta calidad y atrevimiento.

EL MÁS ABURRIDO DEL SIGLO


La mayor tortura se vivió en el Croacia-Portugal de octavos, catalogado como el partido más aburrido de este siglo. Desde la Eurocopa de 1980, en un España-Italia, no había un encuentro sin un solo tiro a puerta en los 90 minutos. Marcaron los lusos en su primera aproximación al área y cayó Croacia, una de las selecciones más atrevidas. "Ganó el peor, el que no propuso nada. El fútbol no fue justo", afirmó Rakitic entre lágrimas.

"Es la Eurocopa del colectivo, del corazón, de la táctica, no es la Eurocopa del talento" (Lizarazu)
Así ha caminado Portugal hasta las semifinales, sin ganar ni un partido en los 90 minutos, emulando al PSV de 1988, que conquistó la Copa de Europa empatando sus cinco últimos choques, los dos de cuartos, los dos de semis ante el Madrid de la Quinta del Buitre y la final contra el Benfica, al que tumbó en los penaltis. "Prefiero estar aquí jugando feo que haciéndolo bonito y estar en mi casa. No hemos hecho exhibiciones ni un gran fútbol, pero hemos sido perfectos en otros aspectos", responde Danilo, mediocentro del Oporto.

EL TRIUNFO DE LA FUERZA


Los analistas destacan un cambio de tendencia, apoyado por el adiós de España, campeona de las dos últimas ediciones. "Es la Eurocopa del colectivo, del corazón, de la fuerza, de la táctica, no es la Eurocopa del talento. Bélgica fue el mejor ejemplo. Francia, quizá, lo tiene todo. Griezmann es el líder, pero hace jugar al resto», reflexiona Bixente Lizarazu, comentarista estrella de la TF1 francesa.

"No me sorprendió que perdiera España, todos saben ya cómo juega, debe buscar un plan B, un plan C. En esta Eurocopa está primando la defensa, casi todos se cierran. Ahora todos corren y presionan, hay un entusiasmo sin límites en selecciones como Islandia y Gales. Hay que sudar sangre para ganarles porque son pequeños pero tienen colmillos", aporta el argentino Mario Kempes.

EL RECUERDO DE GRECIA


Tampoco han faltado las críticas al césped, especialmente en Lille, y la clásica debacle de Inglaterra, un reflejo del pobre juego de todo el campeonato. Viendo el transcurso del torneo más de uno se acuerda de la rocosa Grecia de Otto Rehhagel, campeona en el 2004 contra Portugal, con el llanto final de Cristiano incluido.


Entre los cuatro supervivientes, solo el bloque de Joachim Löw apuesta decididamente por el balón. "Alemania es Alemania, la mejor de Europa y del mundo", dice Deschamps. Pero también ha tenido sus carencias. Al menos ha cumplido los pronósticos y no ha faltado a su habitual cita con las semifinales. Igual que la anfitriona, que no se destapó hasta el choque ante Islandia, con esa temible mezcla de músculo y talento.

Al otro lado, emergen el orgullo y la fuerza de Portugal y Gales, con el cara a cara de Cristiano y Bale, dos astros con más potencia que calidad, más físico que inspiración, el reflejo de una Eurocopa que tiene un oasis en Antoine Griezmann, el verdadero mago de un torneo sin fútbol.

Calendario Eurocopa
Clasificación