+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

1,4 millones para crear 471 plazas en zonas rurales y 115 empleos

 

R. S. R.
23/07/2016

El objetivo es que la Ley de Dependencia también mejore en el medio rural y que sea una fuente generadora de empleo estable y de calidad. Con esta premisa, la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales de la Junta de Extremadura y las dos diputaciones provinciales firmaron ayer un acuerdo de colaboración que supone destinar un total de 1.381.733 euros para habilitar 217 plazas en residencias, 254 en centros de día y crear 115 puestos de trabajo.

Este convenio beneficiará a 31 pequeños municipios de Cáceres y Badajoz. Se trata de actuaciones que requieren poca inversión (como equipamiento, reformas, adaptación o ampliación de dependencias, con presupuestos que van desde los 1.000 hasta los 123.000 euros), pero que son necesarias para la puesta en marcha de diversos centros, residencias y pisos tutelados que se reparten por zonas rurales de la comunidad.

En cuanto al acuerdo en sí, la Diputación de Badajoz destinará 476.570 euros a las obras previstas en Valencia del Ventoso, Alconchel, Alconera, Puebla del Maestre, Higuera de Llerena, Villagarcía de la Torre y Zurbarán. Por su parte, la Diputación de Cáceres invertirá 440.300 euros en recursos ubicados en Calzadilla, Valencia de Alcántara, Salorino, Aceituna, Carbajo, Valdemorales, Santiago del Campo, Talaveruela de la Vera y Aliseda. Y el Sepad (Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia) se gastará 464.863 euros en intervenciones en Valencia de Alcántara, Cabezuela del Valle, Villarta de los Montes, Pescueza, Pozuelo de Zarzón, Piornal, Casillas de Coria, Herguijuela, Fuentes de León, Valdecaballeros, Gargáligas, Malpartida de Plasencia, Hinojal, Navezuelas, Ríolobos y Santibáñez el Bajo.

El presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Angel Gallardo, destacó que "esta medida está relacionada con el fin marcado de crear empleo en las zonas rurales para fijar residentes y evitar la despoblación de los pequeños municipios".

Su homóloga en Cáceres, Rosario Cordero, quiso subrayar que en Romangordo, un municipio de 200 habitantes del que ella es alcaldesa, "la apertura de la residencia de mayores hace 17 años ha contribuido al mantenimiento de la escuela".