+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

DIPUTADOS DE PSOE, PP, PODEMOS, VOX Y MÁS PAÍS RECIBEN A LA COMITIVA REAL

2.500 cartas al Congreso

Aliatar y otros pajes de los Reyes Magos llevaron ayer a la Cámara Baja las misivas escritas por extremeños en menos de un mes, con reivindicaciones «que son justicia y llevamos tanto esperando»

 

A las puertas del Congreso 8 La comitiva, con su cofre de cartas. - EL PERIÓDICO

En Atocha 8 Llegada a Madrid. - EL PERIÓDICO

No imaginaban Esther Sánchez, alcaldesa de San Gil -entidad local menor dependiente de Plasencia- y el actor placentino Chema Trujillo que de una idea de reivindicación extremeña aderezada con mucha guasa y aprovechando la coyuntura del día de Reyes saldría un compromiso de cinco partidos políticos y un logro retransmitido a nivel nacional, e internacional gracias a internet.

Trujillo, caracterizado como el paje real Aliatar y Sánchez, anunciaron el pasado 10 de marzo en Plasencia que Extremadura quería escribir su carta a los Reyes Magos y entregarla a los reyes terrenales, a los diputados del Congreso. San Gil instalaría buzones en el pueblo y además, habilitarían un correo electrónico para todo extremeño que quisiera sumarse. Para facilitarlo más, elaboraron una carta tipo a la que adherirse, con demandas históricas en infraestructuras como el tren, carreteras y una financiación autonómica «adecuada, menor presión fiscal y una red de telecomuniones digna».

Ayer, 2 de enero, transcurrido menos de un mes desde el anuncio de la iniciativa, Aliatar y su comitiva se presentaron en el Congreso con unas 2.500 cartas de extremeños que han querido plasmar en papel sus demandas, en un nuevo intento de que sean escuchadas y «se haga justicia, que es lo que reivindicamos», subraya Sánchez.

La odisea del viaje

Como el destino es caprichoso, la comitiva que salió ayer de Plasencia lo hizo en tren, en un «598, de esos que decían que ya no circulaban por Extremadura desde hace meses, pero que circulan y no tienen megafonía, con lo que cualquier viajero que tenga problemas de visión se puede saltar la estación».

Pero además, se toparon «con la primera en la frente» porque se enteraron en la estación placentina de que ya no venden billetes presencialmente, por lo que optaron por adquirirlos en el vagón. Lo hicieron, pero «estuvimos jugando al juego de las sillas porque en varias ocasiones tuvimos que levantarnos, ya que llegaba gente con billete que tenía el número de asiento en el que nos habían puesto».

Con todo, el tren llegó a la estación de Atocha con veinte minutos de retraso sobre el horario previsto. Allí se juntó la comitiva, Aliatar, caracterizado por el fotógrafo afincado en Extremadura Jorge Armestar, con dos pajes, Esther Sánchez y Chema Trujillo y dos pastores, Jesús y Miriam. Les recibieron medios de comunicación nacionales.

Además de un cofre «bastante pesado» en el que guardaban las 2.500 cartas, llevaban otro con carbón y caramelos. Así acudieron al Congreso, para asombro del personal del registro y donde les recibieron varios diputados extremeños y foráneos de cinco partidos políticos: PP, PSOE, Podemos, VOX y Más País.

No pudieron entregar todas las cartas «por una cuestión legal», explicó Armestar, por lo que decidieron entregar la carta tipo que había obtenido numerosas adhesiones y otras «cinco o seis cartas más, las que nos habían emocionado y tocaban la fibra».

A continuación, mantuvieron una reunión de cerca de hora y media con los diputados que habían acudido a recibirlos. Fue un encuentro en el que la comitiva real planteó una vez más las demandas recogidas en las cartas y del que salieron con lo que habían ido a buscar, «el compromiso de que van a presentar nuestras reivindicaciones en el Congreso y lo harán de manera conjunta, van a ver qué forma le dan para que sea una iniciativa conjunta», explicaba ayer Sánchez.

Otra petición de la alcaldesa fue «que se hable de Extremadura en el debate de investidura y me han dicho que sí, así que estaremos pendientes». Por todo, salieron del Congreso «contentos y emocionados porque nos han escuchado e íbamos a eso, a que pusieran a la gente por encima de los partidos políticos».

Y porque «toda la vida he pensado que las cosas, cuando se hacen de corazón, no pueden salir mal y lo que reivindicamos es justicia, llevamos tanto tiempo esperando que todo el mundo lo tiene claro».