+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Convocados por el sindicato CSI-F

200 empleados públicos exigen a la Junta de Extremadura la jornada de 35 horas semanales

 

Un momento de la concentración de los trabajadores de la Junta. - CSI-F

EFE
07/06/2016

El sindicato CSI-F seguirá con las movilizaciones y concentraciones hasta que la Junta de Extremadura convoque la Mesa General de Negociación para tratar la implantación de la reducción de jornada a 35 horas semanales de los empleados públicos.

Su presidente, Benito Román, ha afirmado que su sindicato ha exigido al Ejecutivo que convoque la reunión de la mesa "inmediatamente" y le ha transmitido la "desmotivación" de los trabajadores ya que recuperar la jornada de 35 horas formaba parte de los compromisos del PSOE en Extremadura.

En este sentido, ha afirmado que desde 2010 han sufrido una perdida de un 5 por ciento de media en los salarios, a parte de que la carga de trabajo es "máxima" y los recursos materiales "escasean".

El presidente de CSI-F se ha dirigido a Vara para decirle que promueva la reducción con el fin de presionar al Gobierno central, como ya lo han trasladado otras comunidades autónomas como Andalucía, País Vasco y Madrid.

Para solventar esa perdidas de horas, el CSI-F propone medidas como el solapamiento de tiempos en los centros y más formación para los empleados públicos, por lo que Román ha reiterado que "si la Administración quiere, puede aplicar la normativa".

Respecto a la duración de las concentraciones ha dicho que se producirán más movilizaciones en los centros de trabajo para que, según Román, "haya paros continuos y constantes", y no descarta medidas de presión más contundentes para que se cumpla lo prometido.

Una de las primeras concentraciones ha tenido lugar esta mañana ante la sede de la Consejería de Administración Pública, en Mérida, donde se han congregado más de 150 personas al grito de "35 horas ya".

CSI-F ha reivindicado en todas las mesas de negociación una reunión entre el Ejecutivo regional y las asociaciones sindicales con respecto a este asunto, obteniendo como respuesta "lo estamos estudiando", ha agregado Román.

Desde que en 2012 se modificara la normativa de 2001 que aumentaba la jornada de trabajo a 37,5 horas semanales, CSI-F comenzó a trabajar para que los empleados públicos recuperaran "lo que les corresponde".

El presidente del sindicato ha recordado que esa ampliación tenía el objetivo de "adelgazar" las administraciones públicas, un proceso en el que Extremadura ha perdido 5.300 empleos públicos y ha hecho "culpables" a estos últimos de la crisis.

Además, el sindicato se mostró satisfecho cuando Vara apostaba en campaña por reducir la jornada laboral al plasmarlo ante notario y poniendo como fecha límite para ello el 31 de diciembre del pasado año, "lo que la convierte en una promesa incumplida".

Por otra parte, Román espera que, "de una vez por todas", se le abone el 75 por ciento de la paga extraordinaria de 2012 a los trabajadores de la Universidad de Extremadura y que no se les "discrimine" más.