+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Una alternativa a la soledad

Más de 50.000 personas con más de 65 años viven solos en Extremadura Nieves Zapata lidera un proyecto de vivienda colaborativa 'Cohousing' en la región como opción a su situación

 

Dos jubilados ojean la prensa en un banco, en una fotografía de archivo. - Foto:MIGUEL LORENZO

G. G.
28/08/2016

Coworking o compartir espacio de trabajo o couching o compartir habitación son términos que resuenan con más frecuencia en el ideario de la sociedad. En Extremadura aún es un término baldío, pero el Cohousing , un término que nació en Dinamarca y que está más que instaurado en el norte de Europa, se extiende en España se extiende de manera vertiginosa en los últimos años. El anglicismo viene a traducirse en español como compartir casa y tras los pilotos iniciales en las grandes ciudades de España, aterriza en Extremadura con ganas de convertirse en una alternativa de vivienda colaborativa para combatir la soledad.

Fue la curiosidad la que llevó a Nieves Zapata a encontrar --y devorar-- el libro que bien resumía los principios del colectivo que dirige la Asociación Vivienda Colaborativa Cohousing Senior. La almendralejense, después de una vida dedicada al servicio público y al sector privado, decidió explorar las posibilidades que ofrecía el manual de Charles Durrett. El experto y precursor del movimiento explica las bondades de la "creación de una comunidad con una relación entre vida privada y común, es decir, un espacio con casas propias y zonas de servicios comunes", según pone de manifiesto la web Ecohousing. Aunque este modelo de vivienda colaborativa se aplica a cualquier tipo de edad, una de las cuestiones que abordaba Durrett en su libro es el perfil senior , es decir, el prototipo de persona mayor de 65 años que vive sola por circunstancias de obligación, en su mayoría debido a que su pareja fallece. En Extremadura, según el censo del Instituto Nacional de Estadística, la mitad de las personas que viven solas, más de 50.000, se corresponden con este perfil.

Es en este punto en el que se detiene Nieves Zapata. Apunta a este diario que su motivación nació debido a que "sabe qué es sentirse solo" y ha compartido experiencia personal con personas con esta edad que se encuentran en situación de soledad. El objetivo, asegura, es mejorar la vida del "adulto mayor". Así les llama, la palabra anciano no le acaba de convencer debido a ese tinte peyorativo de "persona no útil para la sociedad" que rebosa en su acepción. Quiere denunciar "el desperdicio de la sabiduría" de las personas con más edad.

Su implicación es a jornada completa. Pone de manifiesto también que dedica el "100% de su tiempo" al proyecto y aunque en Extremadura suene a chino "poco a poco" se conoce. De hecho, relata una anécdota con una vecina de su localidad, Almendralejo, con una edad superior a los 60 años, que conocía el término y estaba interesada en formar parte del proyecto. En ese sentido, asegura que el proceso es pausado, pero tiene sus frutos.

Para tantear el terreno, Zapata creó una petición en Change.org para que la Junta financie proyectos de Cohousing para personas mayores. En la petición detalla que en la región hay "muchas personas jubiladas, mayores de 70 años totalmente activas que no quieren residencias ni centros de día, quieren vivir de otra manera". Define el proyecto como una "comunidad sostenible erigida mediante redes de apoyo mutuo". Cual fue su sorpresa cuando descubrió que el proyecto alcanzó las firmas necesarias para que la petición fuera remitida de manera directa al Gobierno regional.

El proyecto piloto

De momento, aunque lleve tres o cuatro meses embarcada en el proyecto, ya suma algunos logros en su camino. El presidente de la región, Guillermo Fernández Vara, le anunció mendiante correspondencia que atenderá su petición y se reunirá con la extremeña y el colectivo a mediados de septiembre para estudiar la viabilidad del modelo nórdico y ecológico en Extremadura.

Otra de las medallas que ya suma es que, tras las conversaciones con el Ayuntamiento de Alange, el consistorio ha decidido ceder 1.600 metros cuadrados al colectivo para que tenga un lugar para empezar. El fin a corto plazo de la maratón de Nieves Zapata es definir el proyecto piloto que prevé aunar alrededor de 15 o 20 casas, de las que los huéspedes sean propietarios y compartan actividades y aficiones con más compañeros. "La gente envejece porque ve a otros envejecer", dice que escuchó un día y quiere rebatir el argumento.