+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Aexjer denuncia la proliferación de casas de pujas donde no se controla el acceso

Aumentan un 10% los menores ludópatas a causa de las apuestas y los juegos por internet

La Asociación Extremeña de Jugadores de Azar en Rehabilitación avisa de que el problema se ha intensificado desde principios de año. "Hay casos como el de un chaval que vendió su moto para tener un móvil de 800 euros y así lograr acceso a más aplicaciones"

 

Las apuestas deportivas y el bingo online es lo más usado; el póquer ha ido decayendo. -

ROCIO SANCHEZ RODRIGUEZ
16/08/2016

Juegos de lucha que se descargan directamente en el teléfono móvil y en los que, además de pelear, se puede apostar dinero. Y casas deportivas donde entran sin que se les pida el DNI, en las que se abren su propia cuenta y pujan en partidos de fútbol y baloncesto. Si se quedan sin crédito, la misma 'empresa' les ingresa, por ejemplo, 200 euros, para que no pierdan la asiduidad. Son dos de los principales focos donde la ludopatía está creciendo de manera "alarmante" y que afecta principalmente a los menores de edad. Una tendencia nacional también muy presente en Extremadura, tal y como lo avalan los datos que maneja la Asociación Extremeña de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Aexjer), que asegura que desde principios de 2016 ha subido un 10% el número de menores ya diagnosticados como ludópatas debido a los juegos y apuestas online.

Lo explica el presidente de Aexjer, Antonio Regalado: "Recuerdo sobre todo el caso de un adolescente que llegó a falsificar la tarjeta de crédito de su padre y a vender su moto para comprarse un móvil de 800 euros y así tener acceso a más juegos. Nos hemos tenido que reciclar porque nosotros estábamos acostumbrados a tratar otro tipo de adicciones, y ahora cada vez hay más relacionadas con Internet y cuyos perjudicados son chavales muy jóvenes, críos de 15 o 16 años. El problema se ha acentuado sobre todo desde principios de 2016. Si el año pasado teníamos una consulta o dos como mucho de padres que solicitaban ayuda, ahora esas peticiones superan la decena".

La realidad que reflejan los datos de Aexjer se completa con las cifras que les llegan de otras asociaciones regionales así como con la experiencia recogida de las charlas que han dado este año en los institutos extremeños a petición de los propios centros. "En muchas clases había un 33% de menores que jugaban, y lo hacían diariamente. Los profesores muchas veces no se creían que fuera así, pero en cuanto tú les empiezas a dar detalles, los chicos se ponen muy nerviosos", asegura Regalado.

La señal de alerta que quieren dar desde Aexjer es que, si bien este problema no es nuevo y ya se ha denunciado en ocasiones anteriores, el incremento que ha experimentado en los últimos meses es preocupante. "No se puede dar un dato oficial de cuántos menores extremeños tienen esta enfermedad principalmente porque en muchas ocasiones los padres no quieren ver el problema y no piden ayuda. Cuando ya lo hacen es que sus hijos ya sufren una adicción muy fuerte".

"Esta alarma es aún más grave --continúa Regalado-- si se tiene en cuenta la falta de control con respecto a los menores en las casas de apuesta online, uno de los principales lugares de adicción para los adolescentes. Y el problema es que éstas están proliferando en Extremadura y han aparecido en casi todos los pueblos: hay en Mérida, en Don Benito, en Villanueva... Y además, muchas están cerca de los institutos y no hay un control de acceso para quienes no han cumplido la mayoría de edad y la ley no les permite apostar. Los chavales entran, se piden una coca-cola y juegan tres o cuatro euros. Así se empieza".

MEDIDAS En principio, asociaciones como Aexjer no pueden, por ley, acoger a menores para iniciar una terapia. "Pero ahora hemos recibido una notificación judicial a través de la cual, si los padres dan su consentimiento, podemos iniciar un tratamiento. También existe otra medida que hemos iniciado ahora a través de la cual entregamos un documento en las casas de apuestas para que no dejen jugar a esa persona en cuestión. Es un sistema similar al que se hace en el bingo y el casino con el DNI, que si ellos te tienen registrado como ludópata, no te dejan entrar".

El presidente de Aexjer asegura que caer en la adicción severa es, a veces, cuestión de un par de meses. El sabe bien de lo que habla porque empezó a jugar con 34 años y estuvo más de dos décadas sufriendo una enfermedad de la que, asegura, "nunca te curas, sólo te rehabilitas".

Empezó con el bingo, pero cuando vio que se le iba de las ma nos, pudo dejarlo. Pero pasó un periodo de un año y entonces se 'enganchó' de nuevo, esta vez, a las máquinas tragaperras, "otro de los grandes negocios que existen", afirma. Gastaba una media