+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

La entidad desea dar un nuevo impulso de su carácter regional

Caja Rural de Extremadura nombra director general a José María Portillo Melo

 

José María Portillo Melo, en una imagen de archivo. -

EUROPA PRESS
24/05/2016

El Consejo Rector de Caja Rural de Extremadura ha acordado el nombramiento de José María Portillo Melo (Galisteo, 1961) como nuevo director general de la entidad. Así ha sido comunicado esta tarde en una nota de prensa, señalando que Caja Rural de Extremadura apuesta “por un ejecutivo de la tierra con un amplio conocimiento y experiencia en el sector financiero, habiendo desarrollado funciones de director general en otra entidad financiera extremeña”. Sustituye a José Manuel Piélago, quien fuera cesado en enero de este año.

José María Portillo Melo es economista y auditor de cuentas, experto contable acreditado del CGE y del ICJCE, quien ha desarrollado, entre otros, el programa de dirección general del IESE Business School.

Según la entidad, acumula una dilatada experiencia en el sector financiero, que va más allá de los 38 años, contando con un amplio conocimiento de la economía regional, de sus líneas de desarrollo y de los mercados financieros.

Combina su experiencia en la red de oficinas con responsabilidades en el ámbito de auditoría y control, materia en la que ha alcanzado el máximo nivel ejecutivo.

José María Portillo fue director general de Caja Extremadura antes de la fusión Caja Asturias, lo que después se tradujo en Liberbank entre abril de 2006 y diciembre de 2007 en que presentó su renuncia por razones personales. Fue el número 2 del entonces presidente de Caja Extremadura Jesús Medina para abandonar la entidad y meses después ser contratado por Caja Badajoz en octubre de 2008 para una responsabilidad similar: la de director de auditoría. En ese momento, su fichaje fue interpretado en determinados círculos financieros de la región como una estrategia de Caja Badajoz para conocer los entresijos de la otra caja de ahorros cara a una hipotética fusión que después no se llevó a efecto.