+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Hasta el 31 de diciembre, han llegado a España 19 personas

Cáritas de Coria-Cáceres denuncia que la acogida de refugiados sirios "está paralizada"

 

Cáritas de Coria-Cáceres denuncia que la acogida de refugiados sirios "está paralizada" - EUROPA PRESS

EUROPA PRESS
15/01/2016

El director de Cáritas de la Diócesis de Coria-Cáceres, José Manuel López, ha criticado que el proceso de acogida en diferentes países europeos de refugiados, principalmente procedentes de Siria, "está paralizado" y añade que, hasta el 31 de diciembre del año pasado, habían llegado a España tan solo 19 refugiados, los últimos han sido tres personas de nacionalidad eritrea que se han instalado en Bilbao.

   López ha recordado que, en el caso de Extremadura, se habló de que podrían llegar unos 350 refugiados pero lo cierto es que, meses después del acuerdo entre varios estados miembros de la Unión Europea, "no ha llegado nadie", a pesar de que algunas localidades habían preparado instalaciones para su acogimiento e, incluso, desde Cáritas diocesana se han recaudado hasta el momento 25.000 euros para esta causa que están esperando un destino concreto.

   "Está todo en el aire y paralizado", insiste el responsable de Cáritas de Coria-Cáceres quien manifiesta que España no es un destino preferente para los refugiados porque, aunque adquieren unos derechos al llegar al país, también deben cumplir unas exigencias de residencia por un determinado tiempo, condición que no resulta atractiva para los refugiados que prefieren quedarse en países como Alemania o en el Norte de Europa "donde, además, hay más trabajo", destaca.

   A pesar de que la migración es algo inherente a la condición humana a lo largo de la historia, López ha destacado que en los últimos meses se está viviendo "uno de los mayores éxodos desde la Segunda Guerra Mundial" con más de siete millones de personas que han salido de Siria por la guerra. "Son momentos de preocupación en el mundo por este problema al que no se le pone remedio", resaltó.

   Así lo ha puesto de manifiesto en la presentación del II Encuentro Regional del Emigrante y el Refugiado que tendrá lugar este domingo, día 17, en Cáceres, y en el que se reunirán más de 300 inmigrantes procedentes de distintos países y que residen en varias localidades de Extremadura en una jornada de convivencia que organizan las tres Diócesis extremeñas para mostrarles la "hospitalidad" y reivindicar la "dignidad" de estas personas que tuvieron que abandonar su país en busca de una vida mejor.

MÁS DE 37.000 INMIGRANTES EN EXTREMADURA
   Se trata del segundo encuentro de estas características tras la anterior cita que tuvo lugar el año pasado en Plasencia y a la que están llamados los 37.716 inmigrantes que viven en la región, lo que supone el 4 por ciento de la población extremeña, según los datos aportados por el Secretariado de Emigraciones de Cáritas de la Diócesis de Coria-Cáceres.

    Con el lema de 'Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio es la Misericordia', se celebra esta cita que comenzará a las 10,30 horas en el Centro Ágora de la capital cacereña, junto a la iglesia de Santo Domingo donde, tras una visita guiada por la parte antigua, tendrá lugar una comida compartida con productos típicos de los países de origen de los participantes. Después por la tarde habrá bailes y cantos en el aula de cultura de la calle Clavellinas.

   Los detalles de la jornada los ha presentado este viernes el director de Cáritas diocesana de Coria-Cáceres, José Manuel López, junto al director del Secretariado de Emigraciones, Ángel Martín Chapinal, y la técnico del programa de inmigrantes que desarrolla la diócesis, Mamen Gómez.

   Gómez ha explicado que el año pasado Cáritas de Coria-Cáceres atendió, a través de este programa, a un total de 315 inmigrantes de los que solo uno tenía la condición de refugiado, concretamente, un joven procedente de Mali. La mayoría de las personas que fueron atendidas provenían de Honduras, Rumanía, Colombia o Marruecos y tenían entre 20 y 49 años.

   Principalmente, acudieron al programa para buscar información de cómo legalizar su situación, o cómo acceder a la asistencia sanitaria o a encontrar algún trabajo, según ha comentado Gómez, quien recuerda que muchos de ellos se encuentran en una situación de "irregularidad sobrevenida" al haber perdido un trabajo que le proporcionaba un permiso de residencia.

   Para "ver todo lo positivo" de estas personas y "valorar lo que aportan a la sociedad" es para lo que se ha organizado esta jornada de convivencia de inmigrantes de todas las nacionalidades que compartirán sus experiencias en la región, según ha apuntado Martín Chapinal.