Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Casi la mitad de turismos de la región no tienen asignada etiqueta ambiental

Correos ha distribuido ya más de 30.400 distintivos en su red de oficinas de la comunidad autónoma. Son los aquellos vehículos gasolina matriculados con anterioridad al 2000 y los diésel previos al 2006

REDACCIÓN
20/05/2019

 
Noticias relacionadas

Miles de conductores españoles comenzaron a recibir hace aproximadamente tres años cartas de la Dirección General de Tráfico (DGT) que incluían una pegatina con la que se reconocía a los vehículos menos nocivos para el medioambiente. Entonces era una iniciativa que se emprendía en el marco de una campaña de concienciación, pero en Madrid y Barcelona ya han comenzado a imponerse las primeras sanciones por no llevar estas pegatinas de forma visible o por infringir las limitaciones de acceso. Y más pronto que tarde, habrá más entre las principales capitales del país que irán sumándose.

No obstante, no todos los vehículos tienen asociada una etiqueta ambiental. La DGT ha creado cinco categorías, de las cuales cuatro sí están vinculadas a un distintivo: cero, ECO, B y C. Pero hay otra, la A, para la que no existe, al menos por ahora, una pegatina que la identifique. Corresponde a los vehículos más contaminantes que en el caso de los turismos y furgonetas ligeras son aquellos de gasolina matriculados con anterioridad a enero del 2000 y en el de los modelos diesel los inscritos hasta el mismo mes pero del 2006. Esta es la situación en la que se encuentra cerca de la mitad del parque de turismos de la región. De acuerdo a las estadísticas de la DGT, 262.505 se matricularon antes de esos años, algo más del 44% del total de los inscritos. Para estos automóviles no puede establecerse, por tanto, sanción alguna por no estar en posesión del distintivo ambiental, pero sí están sujetos a restricciones de acceso a determinadas zonas como Madrid Central y también en función de los protocolos de contaminación que se establezcan en las dos principales ciudades del país. Y serán los primeros en tener prohibido entrar en ellas (en el 2020 en Barcelona y en el 2025 en Madrid).

Con un precio de cinco euros, el titular de un vehículo que la tenga asignada puede obtener la etiqueta en las oficinas o en la web de Correos, a través de los colegios de gestores administrativos y talleres especializados o en los concesionarios adheridos. Al no facilitar la DGT estas identificaciones directamente, no es posible conocer el número total de las expedidas hasta ahora en la región. Sí el de las distribuidas por Correos, que entre enero del 2018 y el lunes pasado ha vendido 30.415 a través de su red de oficinas en Extremadura, según informaron fuentes de esta empresa pública. De ellas, 15.407 en la provincia de Cáceres y 15.008 en la de Badajoz. Hasta diciembre pasado eran apenas 7.251 (3.874 en Cáceres y 3.377 en Badajoz), menos de una cuarta parte, lo que da idea de a qué ritmo ha ido aumentado la venta de estas identificaciones en los últimos meses. Para adquirirlas, basta con presentarse en la oficina postal con el original o fotocopia compulsada del permiso de circulación del vehículo para el que se quiera el distintivo e identificarse con el DNI de la persona que lo solicita (que puede no ser el titular del vehículo).

NI CIRCULAR NI ESTACIONAR / Madrid ha sido la primera ciudad española en establecer la obligatoriedad de esta pegatina de forma generalizada. Desde fines de abril es necesario llevarla visible para poder circular y estacionar en la capital. No solo para los residentes, también para todo aquel que conduzca por ella, turistas incluidos. La sanción por incumplir la norma es de 15 euros. Aunque los modelos más contaminantes estén exentos, sí tienen condicionado el acceso por las vías delimitadas por la almendra conocida como Madrid Central. También se establecen limitaciones en función del distintivo ambiental que se lleve —o para los que no lo tienen asignado— dependiendo de si hay o no algún escenario del protocolo de contaminación activado.

En cuanto a Barcelona, de momento las restricciones a los coches más contaminantes se establecen solo si se disparan los niveles de polución, que es cuando se les acota el acceso, pero a partir del año próximo la medida se aplicará de forma ininterrumpida. No hay obligatoriedad de llevar la pegatina en un lugar visible aunque, eso sí, quienes no lo hagan podrán ser parados por los agentes de la Guardia Urbana dentro de la Zona de Bajas Emisiones. «En estos casos, los agentes pasarán a comprobar la documentación del vehículo y verificarán si está sujeto a las restricciones de tráfico. En caso de infracción, se aplicará la sanción correspondiente, tipificada como falta leve», se indica en la web del ayuntamiento barcelonés. La sanción: cien euros.

Las noticias más...