Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ESPECIE INVASORA QUE PROCEDE DE ITALIA, DONDE SE INTRODUJO MATERIAL INFESTADO DE CHINA

El castaño, bajo amenaza

Investigadores del instituto de investigación Indehesa, de la Univeridad de Extremadura, participan en un estudio molecular de la avispilla del castaño que ratifica los riesgos de este parásito H Una solo hembra puede dar lugar en poco tiempo a un contingente de invasoras genéticamente iguales

REDACCIÓN region@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
14/05/2018

 

SOS para el sector del castaño en Europa. Un estudio molecular realizado sobre la avispilla del castaño (Dryocosmus kuriphilus) ha puesto de manifiesto la ausencia de variabilidad genética en esta especie invasora. «Esto se debe a que la avispilla es partenogenética estricta, es decir, las hembras producen más hembras sin necesidad de ser fecundadas por un macho», explican desde la Universidad de Exremadura.

El estudio ha sido la principal conclusión de una investigación publicada en la revista Scientific Reports y que se ha llevado a cabo por investigadores del Instituto de investigación INDEHESA de la Universidad de Extremadura, la Universidad de Córdoba, el CREAF y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos CSIC-UCLM-JCCM. «Es muy probable que la población de avispilla del castaño proceda de muy pocas hembras introducidas accidentalmente en Italia a partir de material vegetal infestado traído de China en 2006. Por ello, su diversidad genética es nula en los genes que hemos analizado», explica el investigador Raúl Bonal de la Universidad de Extremadura.

Los investigadores han genotipado avispillas colectadas en zonas de Andalucía afectadas. En concreto, han secuenciado y revisado cinco genes (tres mitocondriales y dos nucleares) y los han comparado con las secuencias de otros individuos recogidos en otras zonas invadidas en Europa y de su área natural de distribución en Asia. Los resultados muestran que, en las áreas invadidas de Europa, las poblaciones son genéticamente homogéneas surgidas de uno o pocos individuos, destaca la universidad extremeña.

Alto potencial invasor

Según afirma Bonal, hasta ahora no se han descrito machos de esta especie y la alta capacidad de proliferación y reproducción de las hembras, que se «clonan» a sí mismas dando lugar a hijas genéticamente idénticas, otorgan a este insecto un alto potencial invasor porque un único ejemplar puede dar lugar a un gran contingente de invasores en poco tiempo.

La rápida invasión de la avispilla del castaño implica un considerable daño económico y ecológico el sector europeo del castaño. «La prevención es la mejor baza de la que disponemos ahora, teniendo en cuenta que la avispilla se propaga de una zona a otra a través de los injertos», subraya el investigador de la UEx. Este insecto del tamaño de un grano de arroz hace la puesta en las yemas de un castaño, pero esto pasa desapercibido a simple vista. Las yemas que dan lugar a las hojas se abren en la primavera siguiente y las larvas comienzan su desarrollo.

Durante este proceso se forman las agallas en las hojas y en los brotes del árbol, unas bolitas carnosas dentro de las que se alimentan las larvas. «Estas agallas son una malformación, similar a un tumor, porque en esa zona las células se reproducen de manera anormal. Como consecuencia, el árbol tiene menos hojas y flores, y su producción de castañas desciende hasta un 80%», advierte Bonal. Para este investigador la solución más eficaz es la más sencilla. «Como la puesta no da la cara, la gente sin saberlo se lleva la infección en el plantón y hemos metido el enemigo en casa. Por ello, el vivero antes de vender la planta debería ponerla en cuarentena durante al menos un año para comprobar que la planta está libre de agallas. Así, la planta brota en condiciones controladas».

En las localidades aún libres de avispilla en España lo más seguro es no traer ni plantas ni esquejes de fuera la zona y, si se hace, es aconsejable que el particular la tenga en observación durante el primer año mientras se forman las nuevas hojas en primavera. Si el plantón o el esqueje muestran síntomas (bolitas carnosas), deben ser arrancados, llevados a casa y quemados. Esto debe hacerse mientras las larvas están aún dentro de la agalla ya que, una vez que las avispillas adultas salen de la agalla en verano, inician su etapa de reproducción y la invasión será casi imposible de controlar, apuntan desde la UEx.

En el norte de Cáceres, por ejemplo en Villuercas, la Vera y el Valle del Jerte, donde el cultivo del castaño tiene mucha importancia para la economía local, se han atajado alertas de invasión en estos dos años anteriores, pero, según aconsejan los investigadores, no hay que bajar la guardia.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.