+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

INTERVENCIONES EN LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE

Ciudadanos contra las minas

Dos plataformas de vecinos de Las Villuercas y La Raya llevan a la Asamblea, a petición de Podemos, el rechazo a proyectos a cielo abierto en sus zonas H PSOE y PP apelan a compatibilizar naturaleza y desarrollo

 

Investigación 8 Actuaciones en Cáceres de la empresa que pretende extraer litio, en una imagen de archivo. - FRANCIS VILLEGAS

Rocio Cantero Rocio Cantero
31/01/2019

Las plataformas ciudadanas contra los proyectos mineros de La Raya y Las Villuercas llevaron ayer a la Comisión de Medio Ambiente su rechazo a los proyectos mineros a cielo abierto que prevén distintas empresas en sus territorios. Representantes de ambas plataformas han comparecieron, a petición de Podemos, por los 230 solicitudes que se tramitan en la región sobre sus recursos mineros (hay 85 permisos activos para investigación, 62 están en trámites, 49 están tramitando el permiso de explotación y otros 34 buscan extraer áridos), como publicó este diario el pasado domingo. Las plataformas se refirieron a estos proyectos (hay 9 en estudio en el entorno de Valencia de Alcántara y uno en el caso de las Villuercas) por ser «altamente contaminantes».

La plataforma La Raya sin Minas calificó como «desastre ecológico» la actividad minera a cielo abierto y negó la capacidad de estas iniciativas como motor de empleo puesto que «por cada puesto de trabajo que crea, se destruyen varios en actividades económicas tradicionales». Uno de los portavoces de la plataforma añadió además que los proyectos mineros en trámite coinciden en lugares de la Red Natura 2000, en el conjunto megalítico de dólmenes de La Data y en espacios protegidos del Tajo Internacional y de la Sierra de San Pedro.

Por su parte, la plataforma Salvemos Las Villuercas transmitió la sensación de «incertidumbre y desprotección» que genera en la zona el permiso de investigación para una mina a cielo abierto que afectaría a los términos de Logrosán, Cañamero y Berzocana, y a la que han presentado más de 16.000 alegaciones, según recordó.

En trámite

Por parte de Podemos, el diputado José Luis Murillo expresó su rechazo a la minería a cielo abierto por sus «graves consecuencias socioeconómicas y medioambientales» y criticó la falta de celo en la realización de un análisis «suficientemente riguroso» de la valoración de riesgos.

Por su parte PSOE y PP apelaron a cumplir en la tramitación de los permisos con lo que marca la ley y a compatibilizar la naturaleza con el desarrollo. «A lo mejor hay que incidir en cambiar la legislación estatal sobre cómo se tramitan los permisos mineros. Pero no podemos decidir de forma arbitraria si se concede o no un permiso», afirmó el diputado del PSOE, Eduardo Béjar que recordó que esos 230 permisos en distintas fases de estudio no significan «que vaya a haber 230 minas, ni que vayan a ser a cielo abierto».

En la misma línea el diputado del PP, José Antonio Echávarri, recordó que los permisos se tramitan y que luego «unos salen y otros no» y que las restricciones a la actuación minera, con la ley en la mano, «tiene que ser motivada, no genérica». «Con un conservacionismo a ultranza vamos mal y los datos refrendan que perdemos población a chorros. Y al final tendremos un medioambiente maravilloso, pero sin personas», afirmó.