+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA ´OPERACION BADIA´ COMENZO EL PASADO NOVIEMBRE Y, AUNQUE SE DA POR CERRADA, NO SE DESCARTAN NUEVAS ACTUACIONES.

Desarticulada una red que expolió 14 yacimientos arqueológicos en Cáceres

La Guardia Civil recupera más de 7.500 objetos de gran valor histórico. Hay 7 detenidos y 4 imputados, todos extremeños.Los expolia

 

G. MORALG. MORAL 11/03/2010

Más fotos

Desarticulada una red que expolió 14 yacimientos arqueológicos en Cáceres - Foto:GUARDIA CIVIL

Más de 7.500 objetos de gran valor histórico recuperados, siete personas detenidas y cuatro imputadas es el resultado de más de cuatro meses de investigación de la Guardia Civil y el Servicio de Protección de la Naturaleza de Cáceres contra el expolio y daños al patrimonio histórico en Extremadura. Los objetos recuperados, que los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil investigan, proceden de 14 yacimientos de la provincia de Cáceres: Jaraíz de la Vera, Monroy, Trujillo, Talayuela, Ahigal, Puerto de Santa Cruz, Losar de la Vera y Santibáñez el Bajo.

Robaban, dañaban el las zonas donde se hallaban ocultos los restos arqueológicos y los vendían a coleccionistas de todo el mundo, principalmente a través de casas de subastas o encargos realizados por internet. Estos eran los quehaceres "casi diarios" de los once implicados, conocedores de la actividad delictiva que realizaban y del valor patrimonial, de esta operación, denominada Badía , según fuentes cercanas a la investigación.

Las investigaciones que han desembocado en la desarticulación de esta red comenzaron el pasado noviembre cuando agentes de la Guardia Civil y el grupo de Patrimonio Histórico tuvieron conocimiento de la existencia de esta banda, que fue sometida a una intensa vigilancia. La observación de estas personas dio sus frutos. "Se vio cómo algunos de ellos, provistos de detectores de metales y útiles para excavar, se dirigían, en ocasiones por la noche, a zonas o localidades donde existen yacimientos arqueológicos para llevar a cabo su actividad ilícita", destacan desde la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil.

Todos los detenidos e imputados son vecinos de distintos municipios de Cáceres, por lo que conocían a la perfección las zonas en las que delinquían. Concretamente cuatro integrantes residían en Navalmoral de la Mata, uno en Monroy, otro en Casar de Cáceres, dos en Hinojal, dos en Plasencia y otro en Cáceres capital, en donde se han practicado seis registros domiciliarios. En estas inspecciones los agentes intervinieron una decena de detectores de metales, con los que los expoliadores buscaban objetos metálicos que pudieran tener valor, mapas topográficos con indicaciones de yacimientos en la región, herramientas para la limpieza del material arqueológico extraído bajo tierra y material para el empaquetado y envío al extranjero de los objetos históricos.

La banda parecía tener delimitada la función de cada uno de sus miembros. Así mientras la mayoría se dedicaba al expolio sobre el terreno, uno de los detenidos, residente en Casar de Cáceres, adquiría los objetos y les daba salida a través de portales de internet a la oferta o subastas de este tipo de material. "Los detenidos enviaban los objetos mediante correo ordinario certificado o a través de empresas de mensajería a distintas partes del mundo", aseguran fuentes de la Guardia Civil.

Los agentes investigan ahora estas webs de subastas y la procedencia de las piezas recuperadas para clarificar su valor. Entre los objetos hallados hay monedas, botones o restos de munición, entre otros, que podrían datarse de la era del Bronce, el Hierro e incluso la edad romana. Todos estos objetos ya se han puesto a disposición judicial para su análisis en profundidad y después será un juez quien determine lo que se hace con ellos, que "normalmente si se puede comprobar su procedencia pasarán a ser propiedad de la Consejería de Cultura", estiman fuentes de la investigación.

Con la detención de estas siete personas, la imputación de otras cuatro por delitos de expolio de restos arqueológicos y daños, y la recuperación de más de 7.500 piezas pertenecientes al patrimonio histórico regional, la Guardia Civil da por finalizada esta operación. "No se prevén más detenciones ni imputaciones", pero eso no quita que se puedan producir nuevas actuaciones que estén relacionados con este caso, que ya está en manos de la justicia, porque incluso podría aumentar la lista de yacimientos expoliados.

DAÑOS DE 140.000 EUROS Los beneficios que los expoliadores hayan podido obtener de la venta de estos objetos patrimoniales no está cuantificada por el momento, así como tampoco las piezas vendidas. Pero además del alto valor histórico, las excavaciones y movimientos de tierra para hallar el preciado tesoro han provocado daños en las zonas expoliadas por valor de unos 140.000 euros, según estima la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta. Este organismo ha apoyado la labor de la Benemérita, y por medio de sus arqueólogos ha realizado distintos informes técnicos de las zonas expoliadas que ayudarán a esclarecer aún más las hazañas de estos delincuentes contra el patrimonio.

La operación ha sido dirigida por el juzgado número 1 de Trujillo con la colaboración de la Fiscalía de Cáceres y ha sido llevada a cabo por la Sección de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de Cáceres y otras unidades del mismo cuerpo de las zonas afectadas.