Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Un día nacemos y otro morimos

Una de las actividades obligatorias en mis clases es redactar un artículo. O dos en algunos cursos

Antonio Muñoz Sánchez
08/05/2016

 

TTtengo alumnos que estudian ingeniería y algunos "alucinan" porque una de las actividades obligatorias en mis clases sea la de redactar un artículo. O dos en algunos cursos. Y me estoy planteando subirlo a tres. No es el caso de Jorge Laborda . Ha ganado el concurso de su clase y me apetece que leas su artículo.

"Un día nacemos y otro día morimos. ¿Y entre tanto? Te diviertes, disfrutas, sufres... Eres una persona. Pero creo que no es justo vivir tan poco. Las tortugas marinas suelen vivir más de cien años... ¡Qué suerte! Aunque también es cierto, que la vida de una mosca es de una semana y algunos días. Igual viéndolo así no está tan mal vivir entre los ochenta y cien años.

Me habría gustado que mi abuelo hubiese sido como una tortuga marina. Todavía me acuerdo de él perfectamente, de cómo me contaba sus historias, de cómo hablaba, caminaba... Como muchos otros dirían, era el mejor abuelo. Me encantaba su cuento de "Irás y no volverás", que buenos recuerdos.

Si no hubiese sido por él. ¿Quién me habría enseñado los números romanos?, ¿Quién se habría puesto conmigo a repasar asignaturas en verano? Aunque a decir verdad esos veranos estudiando no los echo tanto de menos.

Nunca olvidaré su última semana, dos días antes estaba contándome una de sus historias de la guerra civil y cuando nadie se lo esperaba... Se fue. Nunca se me olvidará aquel día en "Charco Prisco" sentado con mi abuelo y mi abuela... Fue mágico.

La verdad es que las personas podríamos vivir un poco más. No creo que me dé tiempo a hacer todas las cosas que quiero y por supuesto me quedaron cosas por hacer con él.

Nunca te olvidaré abuelo. Al final te fuiste al castillo de irás y no volverás. Te echo de menos, Ojalá fueses como una tortuga marina".

Y tú, ¿escribías con 20 años lo que ha escrito Jorge? ¿Y con la edad que tienes ahora?

Las noticias más...