+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

«El sector factura 1.530 millones, pero sigue sin tener normativa»

 

«El sector factura 1.530 millones, pero sigue sin tener normativa» - EL PERIÓDICO

Juan José Ventura Juan José Ventura
31/10/2019

-La Unión de Consumidores de Extremadura estimó en 2018 el coste medio de un entierro en 4.040 euros, cinco veces el salario mínimo interprofesional ¿Morirse es caro?

-Creo que la respuesta hay que enfocarla en cuanto al servicio que realmente reciben las familias. En algunos casos muchas de ellas nos manifiestan que han recibido más de lo que han pagado. El sector funerario es un sector servicios más, que se está empeñando siempre en mejorar la ayuda a las familias en un momento tan delicado. Además, las empresas que hacen encuestas de satisfacción -que no son todas- dan unos niveles muy altos.

-En Extremadura 97 instalaciones funerarias en Cáceres y 70 en Badajoz ¿Es un número apropiado? ¿Son necesarias más?

-El número de instalaciones lo marca la idiosincrasia de cada región. Así, por ejemplo, en Andalucía, en alguna provincia, el nivel de las incineraciones está al 60 por ciento. Sin embargo, en Extremadura está en el 19 por ciento. Otro dato es el número de ceremonias laicas, que en Extremadura no llega al 1 por ciento. Hay otras regiones en las que estas ceremonias se están incrementando mucho.

-La incineración es la opción elegida por el 40% de los fallecidos ¿Está resuelto el problema del destino de las cenizas?

-Sí, en ese caso las familias tienen libertad, cumpliendo las leyes, para hacer lo que quieran, eso sí, siendo muy respetuosos con el medio ambiente.

-Uno de los grandes problemas sigue siendo el 21% de IVA que grava los servicios funerarios ¿Cómo están luchando para reducirlo?

-Estamos intentando hablar con el Gobierno, pero últimamente éste es muy poco estable, por lo que no estamos consiguiendo un compromiso firme para que se reduzca. Por poner un ejemplo, si te trasladas a Madrid en un autobús de línea pagas el 10 por ciento de IVA, pero si trasladas a un familiar en un coche funerario se paga el 21 por ciento de IVA. Esto es algo que el sector está pidiendo que cambie.

-Otro de los caballos de batalla es la presión de las aseguradoras (que cubren en un 60% los decesos) en un momento tan vulnerable ¿Puede el usuario elegir con toda libertad quién le va a prestar los servicios?

-Sí. Es verdad que la mayor parte de los servicios funerarios en este país están cubiertos por una póliza de seguros. La libre elección de estos por las familias no es incompatible con esta medida. Es uno de los principios que el Decálogo del Sector Funerario ha incorporado como propio.

-El mercado funerario movió en España en 2018 unos 1.530 millones de euros. ¿Cuándo se le va a dotar de un marco legal actualizado?

-El funerario es un mercado con 1.530 millones de euros de volumen de facturación, pero que no tiene una regulación adecuada ni actual. Estamos peleando con el Gobierno para lograrlo, pero no nos están haciendo mucho caso. No se ponen de acuerdo en sentar a las personas adecuadas para redactar un marco legal. Al final somos nosotros los que ‘pagamos el pato’.