+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

RECIENTEMENTE SE HA INCORPORADO A LA CLASIFICACION UN ALCORNOQUE DE 16 METROS DE ALTURA Y 350 AÑOS

La élite extremeña de los árboles

La región cuenta con 47 árboles singulares a los que se les presta una protección especial por su tamaño, edad, belleza o uso tracicional. La Junta pondrá en marcha un nuevo registro para identificar otros ejemplares notables de Extremadura

 

Guadalupe Moral
10/04/2016

Le echaron el ojo el pasado verano pero la burocracia no ha permitido hasta hace apenas tres semanas que un centenario alcornoque de la dehesa boyal de Mirabel, en la provincia de Cáceres, pase a engrosar la lista de árboles singulares de Extremadura.

Se trata de un ejemplar con un tamaño que impresiona: posee una altura de 16,5 metros y un diámetro medio de copa de 22,5 metros. Tiene un perímetro del tronco a 1,30 metros de 6,48 metros y chupones de gran diámetro en la parte interna de la copa. Sus espectaculares dimensiones y sus 350 años de vida le han valido para incorporarse al catálogo de árboles extremeños a los que se les presta una especial atención por su singularidad. "Fueron los agentes del medio natural los que nos informaron de la presencia de este alcornoque, sobre el que se hizo un informe y se determinó que al estar en monte público corría el peligro de que fuera descorchado o de que sufriera otros daños", explica Joaquín Fernández, técnico de Medio Ambiente.

Registrados desde 2001

En toda la región, actualmente hay 47 ejemplares que ostentan esta declaración que concede la Junta desde el año 2001. Todos los que integran la clasificación regional deslumbran por algún aspecto puntual: su tamaño, edad, historia, valor cultura, ubicación, su fin social... Son los más representativos pero no están todos los que son. Hay una gran variedad de árboles en la región que destacan por alguna singularidad o por las tradiciones que en su entorno se realizan pero que por el momento no cumplen todos los requisitos para ostentar la declaración de árbol singular aunque podrían cumplirlas en el futuro. Por ello es importante no perderlos de vista y al menos tenerlos localizados para evitar su deterioro.

Con este objetivo, la Consejería de Medio Ambiente está trabajando en la creación de un registro más amplio, de segunda categoría, que incluiría a todos aquellos árboles peculiares e importantes que habitan por los campos extremeños o que puedan correr ciertos peligros por estar cerca de carreteras o en la margen de algún río. "En muchos pueblos hay árboles que todo el mundo conoce, todos no pueden declararse como singulares, pero dentro de 50 o 70 años podrían serlo", explica Fernández. El es uno de los encargados de 'vigilar' las necesidades que puedan tener estos 47 árboles singulares. "Sería como tener una clasificación de primera división con los árboles declarados singulares y otra lista de segunda división que incluiría a otros que no tienen características suficientes para catalogarlos como singulares pero que podrían serlo en el futuro. Sería bueno tenerlos al menos inventariados".

La declaración de singularidad lleva aparejada una protección especial para el árbol, vigilancia por parte de la Administración y el espacio que ocupa, como bien de interés, debe estar abierto a recibir visitas. Aunque siempre no es posible porque algunos de estos árboles están en propiedades privadas que requieren una autorización previa del dueño. La consejería acaba de editar un libro en el que se recoge la ubicación y características de los 47 árboles singulares e incluye además información sobre la posibilidad de visitar cada uno de ellos mediante símbolos rojos y verdes. "Hay árboles en propiedades privadas cuyos dueños están muy orgullosos y otros más reticentes".

Los propietarios de los terrenos donde se aloja esta colección pueden solicitar a la Junta ayudas --dentro de la orden de Red Natura 2000-- para mantener en buenas condiciones la planta y su zona (accesos, desbroces, mejora del entorno...), pero cualquier actuación que se requiera debe tener el visto bueno y la supervisión de los técnicos de Medio Ambiente y en ocasiones tienen que ser realizadas por empresas especializadas en árboles singulares. "Por ejemplo, hay un olivo en La Morera y el dueño tiene permiso para aprovechar sus aceitunas siempre que la recolecta se haga de forma manual para no dañar el árbol", indica Fernández.

Entre las principales amenazas que sufren estos árboles históricos destacan las inclemencias meteorológicas que afectan especialmente a aquellos ejemplares que por su propia vejez y estructura tienen problemas previos como grietas de tensión, mucho peso o podredumbres internas. "A más edad requieren más vigilancia". Otros peligros que apuntan los manuales son las excesivas visitas, pero esto aquí no parece ser un problema de momento. "El 90% de los árboles tiene un cartel delante que recuerda nociones básicas de comportamiento para no provocar daños, como no subirse a las ramas o no pisar sus raíces, para evitar eso se ponen vallas de madera en los más viejos por seguridad", explica.

La encina más vieja del país

Este técnico se conoce al detalle cada uno de los 47 árboles protegidos en la región pero no sabría quedarse sólo con uno. "Me gustan todos", dice, pero hay uno que destaca por ser al menos el más conocido: la encina La Terrona. Ubicada en Zarza de Montánchez es considerada la más vieja de España con entre 700 y 800 años de vida y la más longeva también del catálogo extremeño, que integra desde su creación en el 2001. Sin embargo, no todos corren la misma suerte de esta mítica encina. Hay otros dos árboles catalogados como singulares que acaban de abandonar la lista tras darse por muertos. Son el Carballo Grande de la Garganta, declarado en el 2014 que ha acabado desplomándose sobre la gran pendiente en la que se asentaba, y el Castaño de Realengos, declarado en el 2006, que hace varios años fue víctima de un incendio que asoló el terreno de Casas del Castañar del que no ha podido recuperarse. "La descatalogación no es lo habitual, la lista suele ser estable a no ser que ocurran cosas puntuales como las que afectaron a estos dos árboles", apunta el técnico.

Noticias relacionadas