+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LAS PENAS FUERON ACORDADAS ENTRE LAS PARTES

La exsecretaria de la UEx compulsó un certificado académico de su marido

La Audiencia confirma la condena de un año y medio de cárcel

 

Sira Rumbo Ortega Sira Rumbo Ortega
20/02/2020

La exsecretaria de la Universidad de Extremadura (UEx) compulsó un certificado académico de su marido, a sabiendas de que era falso, para que este pudiera trabajar en la universidad. Lo recoge la sentencia de la Audiencia Provincial de Cáceres que publica ahora cómo sucedieron los hechos y que recoge la condena a la exsecretaria de un año y medio de prisión, que se alcanzó tras un acuerdo con la Fiscalía y la acusación particular (la UEx). El fallo detalla también que la exsecretaria conocía que los documentos eran falsificados ya que ella sabía que su marido carecía del título de licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales.

En el fallo se detalla que ella misma compulsó este documento que había sido expedido a nombre de su marido, también acusado, por la Secretaría de la Universidad Complutense, después de haber simulado las firmas. Para acceder a los puestos de trabajo utilizó además otro certificado académico que carecía de compulsa y una fotocopia del título de Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, que había sido compulsado por un trabajador de la Secretaría General de la UEx. Con estos documentos falsificados consiguió además cursar un máster universitario en Investigación, que consiguió aprobar recibiendo el premio de mejor expediente académico. El coste que asumió la universidad por la prestación indebida de este máster fue de 4.111 euros. Luego él renunció a los derechos del título.

Con estas falsificaciones logró además obtener dos plazas en la UEx, una de ellas de personal científico e investigador. Trabajó de ello, a pesar de no contar ni siquiera con el título universitario. También los utilizó para presentarse a otros tres procesos selectivos, pero no obtuvo ninguna de aquellas plazas y llegó incluso a matricularse en los estudios de doctorado. Cuando se inició este proceso judicial el acusado devolvió todas las retribuciones que había percibido por estas dos contrataciones.