Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Extremadura debería invertir más en investigación, mejora la sociedad»

REDACCIÓN
27/01/2020

 

Investigadora del Instituto de Salud Carlos III, perteneciente al Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, será la encargada de impartir este año la lección magistral de Santo Tomás de Aquino en la Universidad de Extremadura (Uex) bajo el título ‘Lo que la grasa esconde’. Natural de Badajoz, Sabio se licenció y doctoró en laUex y es una de las científicas más destacadas del panorama internacional.

Actualmente dirige un grupo de investigación sobre la relación de la obesidad con otras enfermedades como la diabetes o el cáncer hepático. Multitud de reconocimientos avalan su trayectoria: Premio Jóvenes Investigadores de la Fundación AstraZéneca en 2018; Premio a la Investigación de la Fundación Jesús Serra 2018; Premio10 Mujeres Científicas más importantes de España en los años 2015, 2016 y 2017; Premio Príncipe de Girona de Investigación Científica en 2012 y el de bolsa de investigación L´Oréal-Unesco España en 2010 son algunos ejemplos.

-Desde el año 2.000 que se licenció en Veterinaria en la Universidad de Extremadura han transcurrido casi 20 años. ¿Cómo ve la evolución de la Uex?

-La universidad ha crecido, tiene un potencial mayor, pero necesitamos que todos creamos en ella e invertir más en nuestra universidad. Al final, va a formar a las nuevas generaciones y con ella es con la que se va a lograr tener un trabajo de más calidad y que Extremadura tenga mayores posibilidades.

-¿Es la Universidad de Extremadura la universidad que necesita esta región?

-Creo que se debería invertir más en investigación en nuestra región. La inversión en investigación siempre va unida a una mejora para la sociedad, no solo a nivel de conocimiento, sino de las aplicaciones de esta investigación.

-Como afirma, en numerosas ocasiones le hemos visto reclamando a las instituciones esa mayor inversión en ciencia. ¿Qué opina de que tras el logro alcanzado en la anterior legislatura con la fusión del Ministerio de Ciencia y Universidades, otra vez caminen por separado?

-La ciencia y la universidad no pueden ir por separado. En nuestro país la ciencia se hace en la universidad. Y es que necesitamos que la ciencia se haga en la universidad porque es donde se están formando los siguientes doctores. Se necesita que la gente que imparte clases en la universidad tenga una gran relación con la ciencia, sean científicos y de calidad. No se debería separar algo que es inseparable. O ambos ministerios caminan muy de la mano o vamos a tener un problema.

-Mantiene una estrecha relación con la Uex, con la que colabora en numerosas ocasiones. Una de ellas fue el encuentro ‘La mujer en la Ciencia’, más allá del laboratorio, en el que subrayó que España es uno de los países que más está trabajando contra la desigualdad en el ámbito científico. ¿Es España un modelo a seguir? ¿Estamos más cerca de esa ansiada igualdad?

-España tiene ahora un momento muy bueno, en cuanto a que en la sociedad hay un movimiento muy claro para conseguir una igualdad entre hombres y mujeres, pero tampoco nos podemos dormir en los laureles. No debemos sentir esa autocomplacencia de que ya hemos conseguido todo. Estamos en un momento muy bueno que debemos aprovechar para que se consigan igualdades reales, y solo se puede conseguir con movimientos activos, con planes de choque para conseguir que haya más mujeres en los lugares donde se necesitan y donde se van a tomar las decisiones.

-¿Se investiga con perspectiva de género?

-Se investiga poco con perspectiva de género, pero sobre todo porque la inversión que tenemos en investigación es muy pequeña y también es muy difícil. Para investigar con perspectiva de género se necesita más inversión. Cambiar las cosas cuesta dinero. Realizar un experimento y verlo en hombres y mujeres, cuesta dinero. Si debes realizar el doble de experimentos, porque debes comprobar si hay diferencias entre hembra y macho, se necesita dinero.

-El próximo martes ofrecerá la lección magistral del acto conmemorativo de Santo Tomás de Aquino en la Uex bajo el sugerente título ‘Lo que la grasa esconde’. En sus investigaciones estudia la relación entre la obesidad y las enfermedades que provoca. ¿Una persona obesa puede estar sana?

-Una persona obesa puede no haber desarrollado todavía los síntomas de ese exceso de grasa pero sana no está. Tenemos que empezar a pensar que las personas obesas van a tener enfermedades asociadas a esa enfermedad antes o después. Por eso es tan importante adoptar medidas paliativas para que la gente empiece a cuidarse, comer mejor. Pero también hay que investigar para ayudar a esas personas que son obesas y que muchas veces se encuentran en un camino sin salida, porque una vez que eres obeso, te cuesta mucho más perder peso. Hay que empezar a educar a la sociedad para que no sienta que el que es obeso es porque quiere. Hay que intentar ayudarles para que esa obesidad no progrese, pero de una manera empática, no echándoles la culpa.

-¿Existen fórmulas mágicas contra la obesidad?

-No, de hecho lo que hay que cambiar son los estilos de vida y no fijarse en las dietas. Las dietas van a hacer que adelgaces y vuelvas a engordar y eso sabemos que es perjudicial. Excesivos adelgazamientos tras los que vuelves a engordar a los tres meses no son buenos. Hay que mandar un mensaje a la sociedad de que no se trata de adelgazar para conservar la figura, sino para estar sano.

-Las instituciones públicas deben tomar medidas para combatir la obesidad, una de las lacras del siglo XXI. ¿Cuándo debe comenzar la educación nutricional sobre qué y de qué manera comemos?

-Desde pequeños, cuando los niños tienen tres o cuatro años. Hay que intentar introducirles todo tipo de alimentos, sobre todo fruta y verduras y evitar que coman bollería y chucherías. Al final cuando los niños están acostumbrados a sabores excesivamente azucarados, piensan que la fruta no es tan dulce. Pero claro, el nivel de azúcar al que están sometidos es muy alto y algo que tienen un nivel de azúcar natural como la fruta, la detectan como poco dulce. Debemos educar desde pequeños a comer bien. El sobrepeso y la obesidad infantil van a estar asociados al sobrepeso y obesidad cuando sean mayores. Cuando tienes unos hábitos no saludables en la infancia, va a ser mucho más complicado cambiarlos en la época adulta.

-Mañana regresará a la Uex. ¿Qué siente al volver a su casa?

-Muchísima ilusión. Volver a Extremadura, a mi universidad y a mi ciudad (yo soy de Badajoz) es un honor y poder dar esta charla va a ser muy emotivo para mí.

Las noticias más...